Revista Redes. Vol 9 #1
REDES- Revista hispana para el anlisis de redes sociales
Vol. 9,#1, Diciembre 2005
http://revista-redes.rediris.es

Pluralidad terica, metodolgica y tcnica en el abordaje de las redes sociales: hacia la hibridacin disciplinaria

 

Estrella Gualda Caballero Universidad de Huelva [1]

 

Abstract

Discussing on some works that have been presented in the nineth volume of the Journal Redes. Revista Hispana para el anlisis de las redes sociales, this article incorporates a group of reflections on interesting questions today in the analysis of social networks, arguing that this specific area of analysis is established in a crossing of interdisciplinary roads that contributes recently with additional ideas for the comprehension of the social networks and the way of functioning of some parts of our society.  If we analyse the contributions in a global perspective, and even analyzing some of them particularly, they can be understood as plural answers (in a theoretical, methodological and technical point of view) to prominent questions in the social sciences and others, and they expand our comprehension of the social world. They also suggest new questions to carry on with the reflections. Combining ideas, procedures, etc. of diverse sciences at the service of the Social Network Analysis could be understood as no more than practising a productive disciplinary hybridization with interesting contributions.

Key words: Social Networks. Disciplinary hybridization. Theoretical, methodological and technical plurality

 

Resumen

Discutiendo sobre algunos trabajos que se presentan en el volumen noveno de la Revista Redes. Revista Hispana para el anlisis de las redes sociales, este artculo incorpora un conjunto de reflexiones sobre el anlisis de las redes sociales argumentando que esta especfica rea de anlisis se encuentra en un cruce de caminos interdisciplinarios que vienen aportando recientemente ideas adicionales para la comprensin de las redes sociales y del funcionamiento de diversas parcelas de la sociedad. Vistas las aportaciones en su conjunto, e incluso analizando algunas particularmente, pueden entenderse stas como respuestas plurales (en lo terico, metodolgico y tcnico) a preguntas relevantes en el mbito de las ciencias sociales (y otras) que amplan nuestra comprensin del mundo y generan nuevas incgnitas sobre las que seguir trabajando. En la medida en que estas contribuciones combinan ideas, procedimientos, etc. de diversas ciencias que se ponen al servicio del ARS, puede hablarse de que en este campo se est practicando una productiva hibridacin disciplinaria.

Palabras Clave: Redes sociales, Hibridacin disciplinaria, Pluralidad terica, metodolgica y tcnica. 

 

1. Presentacin

Del 7 al 9 de septiembre de 2005 tuvo lugar en Sevilla el I International Workshop de la Red Hispana para el Anlisis de Redes Sociales, con el apoyo logstico de la Revista Redes. Revista Hispana para el anlisis de las redes sociales y el Centro de Estudios Andaluces, que cedi sus espacios para la celebracin del evento. ste cont tambin con el patrocinio del Ministerio de Educacin y Ciencia y el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperacin (Agencia Espaola de Cooperacin Internacional), que financiaron la estancia de investigadores externos especializados en el anlisis de las redes sociales. La organizacin corri a cargo de los profesores Jos Luis Molina, del Dpto. de Antropologa Social y Cultural de la Universidad Autnoma de Barcelona; de Isidro Maya, de la Universidad de Sevilla y de Estrella Gualda, de la Universidad de Huelva. Este Workshop se configur igualmente como III Seminario para el anlisis de Redes Sociales en Sevilla, continuando el trabajo realizado en el II Seminario para el anlisis de redes sociales en Sevilla que tuvo lugar entre el 2 y 3 de diciembre de 2004, y se centr en la temtica de Redes personales y comunidades inmigradas, patrocinado en esa ocasin por el Centro de Estudios Andaluces, la Revista Redes y el Laboratorio de Redes Personales y Comunidades (LRPC). Rasgos comunes de estos Seminarios fueron su carcter internacional, si pensamos en los investigadores asistentes, y su orientacin interdisciplinaria, por cuanto interesados en el anlisis cientfico de las redes sociales, se reunieron especialistas de campos disciplinares diversos, circunscritos a las ciencias sociales y humanas, entre otras.

Este artculo, considerando algunos de los trabajos que all se presentaron y que se publican en el volumen noveno de la Revista Redes, as como una parte de las discusiones interdisciplinares internacionales que estn teniendo lugar en el mbito temtico del anlisis de las redes sociales (ARS a partir de aqu), presenta, desde una lectura personal, cules son algunas de las fortalezas y aportaciones que ste proporciona al avance del conocimiento cientfico, sin perder de vista algunas de sus limitaciones.

 

2. Pluralidad terica: herencias y preocupaciones disciplinares

Aunque el campo del ARS se ha configurado como un espacio de encuentro interdisciplinar y de enriquecimiento de las investigaciones que incorporan esta perspectiva de anlisis, no puede negarse que las herencias disciplinares tienen gran peso en la configuracin de las investigaciones que se realizan particularmente, as como en los objetivos, objetos y sujetos de dichas indagaciones. Esto, por otra parte, parece lgico, pues cada investigador se nutre de orientaciones concretas, aunque puedan ser varias y distintas entre s segn su propia biografa personal, relacional y acadmica. Consciente o inconscientemente, intuyo, entre las aproximaciones de algunos trabajos centrados en el ARS encontramos tanto estrategias [2] del estilo a una inmersin a fondo en el anlisis de redes sociales, diluyndose y perdindose de alguna forma el campo disciplinar propio en un conjunto pluralmente compuesto por aportaciones de mltiples campos, como otras en las que, desde el bagaje proporcionado por disciplinas concretas, el investigador incorpora el ARS, como aspecto complementario, pero no exclusivo, que ocupa un lugar ms o menos importante, en su diseo y prctica investigadora, en aras de una mejor descripcin y conocimiento de su objeto de inters.

En cualquier caso, el ARS globalmente se desarrolla y aporta elementos al conocimiento de la realidad social, independientemente de la perspectiva particular de investigaciones concretas. Este abordaje interdisciplinario con mayores orientaciones hacia campos concretos, o esas aproximaciones con mayor inmersin en el ARS, pueden ser observadas en la lectura de algunos artculos publicados en algunas de las revistas internacionales actualmente centradas en la cuestin: Social Networks (http://www1.elsevier.com/homepage/sae/son/), Journal of Social Structure (http://www.cmu.edu/joss/), Connections, Redes. Revista hispana para el anlisis de las redes sociales (http://revista-redes.rediris.es).

En este punto, no deja de ser expresivo el incremento exponencial de los trabajos publicados en el mundo cuyo eje de inters gira en torno a las redes sociales, como se rastrea fcilmente accediendo al Social Science Citation Index o en cualquier otra base de datos especializada (vase, por ejemplo, en Sociological Abstract). Las publicaciones en este campo temtico no han dejado de crecer y, como apunta Freeman (2004), es interesante observar, igualmente, que las que abordan con inters la influencia o participacin de las redes sociales no se circunscriben a revistas especializadas temticamente como las citadas arriba, sino que se dispersan entre un variopinto y extenso listado de revistas cientficas de diversas ramas de saber. 

Sin pretender llevar las afirmaciones al mbito de la generalizacin, s puede defenderse que los trabajos presentados en el volumen noveno de la Revista Redes se impregnan de orientaciones disciplinares ligadas a la biografa de sus autores, sin agotarse en ellas. Veremos seguidamente que se aprecian stas tanto respecto a algunos marcos u orientaciones tericas de partida, como respecto a las metodologas que se emplean, as como a las conclusiones que se formulan, orientadas por objetivos notablemente diferentes.

a) Redes sociales en la actividad textil (Teves, 2005)

El caso de Laura Teves, de la Universidad Nacional de la Plata, si bien se sita en una perspectiva de la antropologa sociocultural, sugiere igualmente una aproximacin a elementos de anlisis  organizacional y grupal en economas que tienen elementos locales y componentes globales. Su ttulo Anlisis de Redes sociales y actividades econmicas en las comunidades de Molinos es por s mismo expresivo de que el anlisis conjuga esta ltima dimensin. Se trata de un trabajo que al estudiar la red de relaciones del ego permite observar que estas relaciones van ms all la unidad domstica, con lo que se introduce una interesante lnea de abordaje con paradas en elementos micro, meso y macro de la actividad textil. Al mismo tiempo, se discute sobre el hecho de que las decisiones individuales no se producen en el vaco, sino que tienen que ver con la organizacin intragrupal. El vnculo descubierto de transacciones econmicas cotidianas en la actividad textil muestra a su vez la complementariedad ecolgica de los microambientes andinos y la conectividad de la red, hasta el punto de que si se suprimen algunos nodos, la red puede quedar desconectada, lo que permite hablar a la autora de su cohesin social. De hecho, la red descrita contempla los puntos ms importantes de la misma, que coinciden en ser los lugares que ms recursos naturales tienen. No puede olvidarse en su trabajo que la poblacin molinista recorre cerros y valles con motivo de la actividad textil, y al hacerlo, se visitan unidades domsticas y se establecen relaciones sociales de amistad, parentesco y comerciales que funcionan a modo de circuito. Tambin se descubren tres rutas diferentes de circulacin de recursos.

b) Calidad  de vida en salud y desplazados por violencia poltica (Palacio y Madariaga, 2005)

Una segunda lnea de anlisis, esta vez orientada hacia la psicologa, es la que se presenta en el trabajo de Jorge Palacio y Camilo Madariaga, investigadores de la Universidad del Norte en Colombia, titulado Redes sociales personales y calidad de vida en personas desplazadas por violencia poltica: el caso de Barranquilla (Colombia). En este caso, ms que desde una aproximacin antropolgica, como se traduca en el trabajo reseado previamente, se enfoca el estudio de las redes personales de los desplazados con el inters de conocer cmo afecta dicha condicin de desplazado por violencia poltica en su proceso particular de adaptacin y, concretamente, en su calidad de vida en salud. La lnea argumental intenta perseguir la influencia de las redes sociales del asentamiento de desplazados estudiado en la satisfaccin subjetiva medida a travs de variables de calidad de vida. Se contextualiza tericamente el anlisis contemplando aspectos como la fragmentacin familiar, los sentimientos de impotencia, la tristeza, la ansiedad, la depresin, el estrs o la presin psicolgica, pero tambin se discute  sobre los conflictos con los residentes y la importancia de generar sentido de comunidad para lograr procesos de adaptacin ms exitosos.

c) Identificaciones culturales (Aguilar, 2005)

El trabajo de Claudia Aguilar, del Departamento de Antropologa Social y Cultural de la Universidad Autnoma de Barcelona, centrado en la Visualizacin de redes personales en Sarajevo, aunque no exclusivamente, se nutre en gran medida de la antropologa, haciendo foco de su inters para la visualizacin de las redes elementos como las identidades e identificaciones culturales. Identidades que en este trabajo pueden tomar una vertiente nacionalista y religiosa. De un lado se describiran, atendiendo al discurso oficial en Bosnia y Herzegovina (BiH), las diferencias que la poblacin en Sarajevo percibe entre las categoras de serbio, croata y bosnaco o musulmn (como categora mixta: nacional-religiosa). Por otro, se hacen distinciones como las de ateo, o musulmn, por ejemplo. Las metas de esta descripcin son referidas al inters de conocer la complejidad que rodea el proceso de identificacin, lo que se hace bajo los presupuestos de la existencia de identificaciones mltiples (donde juegan desde autoidentificaciones tnicas, hasta la percepcin de las identificaciones que hacen otros de uno mismo), con la argumentacin de fondo de que los procesos de identificacin son de carcter relacional, en constante negociacin.

d) Grupos y  organizaciones, redes sociales y capital social (Forni y Nardone, 2005)

Pablo Forni y Mariana Nardone, del Instituto de Investigacin en Ciencias Sociales de la Universidad del Salvador, Argentina, presentan una investigacin sobre  Grupos solidarios de microcrdito y redes sociales: sus implicancias en la generacin de capital social en barrios del Gran Buenos Aires. En este trabajo se concreta una mirada sociolgica que pone su nfasis en la existencia y construccin de grupos solidarios y organizaciones sociales. En torno a estos grupos y organizaciones se deja notar la actividad de las redes sociales. Otro eje de inters es cmo stos se estructuran y relacionan entre s a lo largo del tiempo generando capital social. Capital social que, por su carcter, puede ser bonding social capital o capital social de unin (un tipo de capital social intensivo, donde el afecto y la emocin, as como la proximidad de la familia y los amigos es nota caracterstica); linking social capital o capital social de vinculacin; y bridging social capital o capital social de aproximacin, capital social que sirve de puente.

e) Visualizacin de redes sociales (Brandes, Kenis y Raab, 2005)

El trabajo de Brandes, Kenis y Raab, titulado Explanation Through Network Visualization, tiene un carcter diferente al de los autores anteriores pues si bien se toman dos casos como ejemplos para la argumentacin, la meta de fondo es presentar razonamientos que den valor a la visualizacin como va de obtener la explicacin de fenmenos estudiados cientficamente. La coherencia disciplinar habra que encontrarla ahora en un grupo de trabajo dividido entre personas del Department of Organisation Studies de la Tilburg University, de Holanda y el Department of Computer & Information Science, de la University of Konstanz, de Alemania. Esta mayor aproximacin a la informtica se deja ver a travs de la creacin del programa visone (http://www.visone.info/), que es empleado para producir la visualizacin de redes sociales en los trminos de las investigaciones tomadas de ejemplo. Una de ellas, tiene que ver con medidas preventivas del Sida para usuarios de drogas y el otro es un estudio sobre la privatizacin de industrias navales y del acero en el este de Alemania durante su transformacin econmica posterior a los noventa.

f) Redes sociales y felicidad en la poblacin mayor (Gualda, 2005)

El ltimo trabajo que se resea fue presentado igualmente en el I International Workshop de la Red Hispana para el Anlisis de Redes Sociales, bajo el ttulo de Redes sociales y personales y su implicacin en los estados de nimo y percepciones de felicidad de personas mayores. Estudio de casos en Berrocal y Villanueva de las Cruces (Huelva) (Gualda, 2005b). Algunos anlisis de este texto (que no se incorpora como artculo al volumen), junto a elementos elaborados posteriormente en el contexto de esta investigacin (Gualda, 2005a), los empleamos en este trabajo con el fin de incorporar ideas complementarias y nuevas lneas argumentales en este artculo. El eje central de la discusin tiene que ver con el intento de delimitar las estructuras y tipologas de las redes sociales localizadas en la poblacin mayor, de acuerdo a sus autodeclaraciones respecto a su estado de felicidad. La aproximacin se hace desde una sociologa pluralista en lo terico y metodolgico.

g) Otros temas, otros enfoques

Qu duda cabe de que el volumen noveno de la revista Redes es un buen ejemplo del actual quehacer interdisciplinar en este campo del saber, que se enriquece da a da con las aportaciones de ciencias que se han implicado en el ARS, sean stas sociales, humanas, tcnicas, naturales u otras. Junto al abanico temtico aqu esbozado, habra que citar otros muchos, siendo un botn de muestra estos trabajos que han sido publicados por la misma Revista Redes. Revista Hispana para el Anlisis de las Redes Sociales. Recurdese con Freeman (2004) el intenso crecimiento en las ltimas dcadas de las publicaciones centradas en el ARS.

Por otra parte, desde la ptica de las Ciencias Sociales, el hecho de fortalecer y diversificar nuestros conocimientos tericos introduciendo elementos propios de otros campos disciplinarios no es tarea nueva pues ya desde los propios orgenes de estas disciplinas, por ejemplo de la Sociologa (citando un ejemplo prximo), puede rastrearse dicha circunstancia, que habra que trasladar a su vez a momentos ms remotos, en los que los saberes sobre el mundo no se encontraban tan acadmicamente compartimentalizados.

Si bien actualmente en algunos mbitos del saber parece que se tiende hacia la hiperespecializacin temtica y tcnica, lo que se concreta en las Ciencias Sociales no suele ser esta ortodoxia o pureza disciplinaria que tiene poco sentido para la comprensin de fenmenos sociales complejos, aunque por otra parte, y al menos en el contexto espaol, la academia se encuentre artificial, administrativa y funcionalmente compartimentalizada y fragmentada en ciencias o disciplinas diferentes. Una lgica acadmica que en muchos momentos no es consonante con la lgica y prctica investigadora, ms pragmtica, en el sentido de que rompe o supera las barreras disciplinarias para acometer temas complejos desde una complementariedad disciplinaria que, por otra parte, no es ajena. No debe olvidarse que la formacin acadmica universitaria en estas disciplinas suele estar compuesta por curriculums formativos igualmente complejos. El ARS se sita en este escenario de hibridacin disciplinaria.

3. Metodologa, tcnica y software: diferentes momentos en la incorporacin del ARS

Las aportaciones del anlisis de redes sociales permiten observar igualmente cmo diferentes tradiciones disciplinares incorporan sus bagajes metodolgicos y tcnicos en alguna fase de una investigacin que aade entre sus etapas el ARS. As, por ejemplo, lo especfico y comn de gran parte de las investigaciones que pretenden conocer cmo es la estructuracin en redes sociales de alguna comunidad o grupo concreto, qu personas mantienen relaciones entre s, o qu colectivos o instituciones se encuentran vinculadas (segn el enfoque sea ms individual o colectivo), suele ser que incorporan en su trabajo de campo una batera de preguntas que indagan de alguna forma sobre las redes. Esta batera de preguntas puede estar ms o menos estandarizada, estructurada y probada. En este volumen hemos encontrado ambas aproximaciones (Cuadro 1).

Por otra parte, del mismo modo que encontramos orientaciones tericas diferentes, algo equivalente ocurre respecto a las orientaciones metodolgicas y tcnicas, a saber, de carcter plural. No obstante, debe indicarse que, salvo por la incorporacin de elementos especficos que tienen que ver con el anlisis de redes sociales, las investigaciones que se incluyen en el volumen noveno de Redes se caracterizan por combinar o complementar esta aproximacin hacia las redes sociales con estrategias metodolgicas y tcnicas de sus propias orientaciones disciplinares.

 

ORIENTACIONES METODOLGICAS, TCNICAS Y SOFTWARE EN EL ANLISIS DE LAS REDES SOCIALES (VOL. 9 DE REDES) I

Fase

Teves

Palacio y Madariaga

Aguilar

Forni y Nardone

Gualda

Aproximacin disciplinar

Antropologa

Psicologa

Antropologa

Sociologa

Sociologa

Universo u objeto de estudio

Redes sociales en la actividad econmica

Calidad de vida y redes sociales en desplazados

Redes sociales de jvenes e identificacin social

Grupos de microcrdito

Calidad de vida y redes sociales en poblacin de 55 y ms aos

mbito de trabajo

Valle cachalqu salteo (Argentina)

Pinar del Ro (Colombia). Asentamiento en la periferia noroeste de Barranquilla

Sarajevo

Cuartel V, Moreno (Gran Buenos Aires, Argentina)

Municipio rural de Berrocal (Huelva, Espaa)

Orientacin predominante

Cualitativa

Cuantitativa

Cualitativa

Cualitativa

Cuantitativa y cualitativa

Tcnica de recogida de datos

Etnografa,

15 entrevistas semiestruc-turadas a informantes.

Datos discursivos y observacio-nales

 

 

19 entrevistas, con el apoyo de un lder comunitario para contactar a las primeras familias

Observacin participante.

Anlisis de redes perso-nales  de 17 casos (entrevistas en profun-didad)

17 entrevistas  en profundidad semiestruc-turadas

Observacin no participante. Grupo focal

115 entrevistas (informacin cuasi-censal, ms que muestral).

Observacin participante.

Grupos de discusin.

Entrevistas a familiares de mayores.

Perfil entrevistados o participantes en grupos

Expertos en el sector textil

Adultos de ambos sexos con 3 meses menos y 1 ao o ms en el asentamiento

Jvenes

Miembros de colectivos solidarios, informantes clave, directivos

Mayores de 55 aos. Familiares citados como apoyo bsico por los mayores

Instrumentos empleados para conocer las redes sociales

Guin que incorpora preguntas sobre redes sociales en la actividad textil

Batera especfica pretestada sobre redes sociales (Barrero, 1980; Arizona Social Support Interview Schedule (ASSIS)

Cuestionario diseado especfica-mente para analizar las redes sociales 

Guin semiestruc-turado de cuestiones sobre redes sociales

Batera especfica pretestada sobre redes sociales (Barrero, 1980; Arizona Social Support Interview Schedule (ASSIS)

Otros instrumentos para/en las encuestas o entrevistas

Guiones semiestruc-turados

Cuestionario sobre Calidad de Vida en Salud (SF-36). Estudio piloto para la adaptacin de instrumentos

Preguntas al informante sobre su identificacin y otras caractersticas suyas y de las personas nombradas

Guin de cuestiones semiestruc-turado

Preguntas  sociodemogr-ficas y otras relativas a caractersticas familiares, de salud, ocio y tiempo libre, etc.  Pre-test.

 

 

 

ORIENTACIONES METODOLGICAS, TCNICAS Y SOFTWARE EN EL ANLISIS DE LAS REDES SOCIALES (VOL. 9 DE REDES) I (continuacin)

Fase

Teves

Palacio y Madariaga

Aguilar

Forni y Nardone

Gualda

Seleccin muestral

Intencional.

 

Intencional. Bola de nieve

Intencional

Intencional (saturacin)

Cuasi-censal, segn datos del Padrn

Criterios muestrales

Experto en la actividad textil en el valle cachalqu salteo

Adultos, de ambos sexos, diferente familia y que haban llegado al asentamien-to haca menos de tres meses y ms de un ao

Seleccin de jvenes que se autoidenti-fiquen con categoras culturales diferentes

(nacin, religin)

Segn se cumpliera o no la garanta solidaria;  diversificando los grupos segn sus vnculos internos (familiar, vecinal, mixtos)

Residente en Berrocal, de 55 y ms aos.  Slo se dej de entrevistar a varias personas que no quisieron

Aspectos del anlisis relacionados especfica-mente con el ARS en este trabajo

Ego-red, variables, multiplicidad de lazos. Correla-cin estadstica (red observada, red estructural). Densidad (ta-mao, lazos, pares, compo-nentes, pasos). Conectividad (caminos, punto de corte, distan-cia, alcance).

Visualizacin de la ego-red

Indicadores estructurales de la red (densidad, centralidad, centraliza-cin, inter-mediacin, cercana) y grafos de cada grupo de sujetos en estudio

Visualizacin de la ego-red. Devolucin de la visualiza-cin  de la red  al informante como va de obtencin de nueva informacin

Visualizacin de la estructura de redes y relacio-nes que se establecen entre instituciones y grupos

Composicin de la red.

Visualizacin de redes personales

Sofware especfico para la representa-cin de redes sociales)

Netdraw 1

Ucinet

Ucinet

Egonet

-

Ucinet 6

Sofware (otro)

-

Spss

Egonet

-

Spss

Fuente: Elaboracin popia. Se excluye del cuadro el trabajo de Brandes y otros (2005) para ser presentado con ms detalle en el apartado siguiente. Su nfasis terico sobre cuestiones relativas a la visualizacin de las redes sociales hace que los detalles metodolgicos de las dos investigaciones que toma de ejemplo no sean lo suficientemente explcitos y detallados para incorporarlos en el cuadro.

A resultas de los elementos descritos en el cuadro anterior (que sintetizan algunos elementos de los textos incluidos en este volumen), pueden ser relatados algunos de los aspectos hoy tpicos en una parte importante del ARS en el mbito internacional. Nos centramos en ellos por el carcter de introduccin al volumen noveno de Redes pero cabe afirmar que una lectura detenida de los trabajos que estn siendo publicados recientemente en este mbito pueden describirse atendiendo a algunas de las pautas que se encuentran esbozadas en el cuadro previo. Me refiero, por ejemplo, a diferentes prcticas:

  • Aunque existan orientaciones disciplinares predominantes, las prcticas concretas de investigacin diluyen las barreras disciplinares en la medida en que una misma investigacin pasa por momentos ms o menos orientados hacia lo cuantitativo o cualitativo. Citando un ejemplo, en el trabajo de Teves (2005) se aprecia cmo, con una orientacin antropolgica, se llevan a cabo instrumentos cualitativos de recogida de informacin, entrevistas semiestructuradas, para posteriormente- ordenar y transformar los datos de forma que permitan un clculo cuantitativo de correlaciones. Uno de los elementos de inters del ARS es, a mi modo de ver, precisamente esta triangulacin terica, metodolgica y tcnica.
  • Combinar estrategias de recogida de datos clsicas (entrevista convencional, por ejemplo) con modernas (preguntas pensadas especficamente para el ARS) e insertar esto en un contexto donde los resultados obtenidos de practicar generadores de nombres se llevan al anlisis con un software novedoso y especializado produce en ocasiones cuestiones nuevas y, a veces,  resultados que difieren de los obtenidos con aproximaciones ms convencionales. Se aportan tambin nuevas lneas de trabajo y enfoques dentro de algunas disciplinas, con la innovacin y discusiones que ello puede comportar en el marco disciplinar concreto (vanse tambin los resultados del trabajo de Teves sobre este punto).
  • Otra prctica cada vez ms comn es la combinacin de diferentes programas informticos especializados en la investigacin, enriquecindose sta, por ejemplo, con el aporte del software especializado en redes sociales (ms moderno) a la vez que con programas ms habituales y extendidos. Sera el caso de Palacio y Madariaga (2005) que combinan tanto Spss (para el clculo del test de la t) con Ucinet para el estudio de las redes sociales. Tambin de Gualda (2005), que articula el uso de Ucinet con la ms clsica formulacin de hiptesis estadsticas y cruces de variables con apoyo de Spss. Lo interesante de estas prcticas, frecuentes hoy, es que son reflejo de una mayor libertad y flexibilidad en la investigacin que, a fin de enriquecer su conocimiento, emplea los instrumentos a su alcance, rompiendo corss y prcticas disciplinarias ms ortodoxas o extendidas (vase, por ejemplo, en Krempel y Plmer, 2003). Nuestra opinin al respecto de estas prcticas es favorable, en la medida en que impliquen una adaptacin a su particular objeto de conocimiento.
  • Respecto a este volumen, se encuentran en l trabajos que abordan la visualizacin y el anlisis de las redes sociales con el apoyo de software especializado, sea ste Egonet (en el artculo de Aguilar), Ucinet (en los trabajos de Teves, Palacio y Madariaga y Gualda) o Visone (en Brandes y otros). Junto a stos, el escenario actual se compone de un software ms diverso donde se incluyen algunos como Pajek (http://vlado.fmf.uni-lj.si/pub/networks/pajek/); Sienna (http://stat.gamma.rug.nl/siena.html); Netminer (http://www.netminer. com/ NetMiner/home_01.jsp); u otros, que no siempre se especializan en las mismas tareas y funciones. Una referencia ms detallada de este software puede rastrearse en la web del Internacional Network for Social Network Analysis, concretamente en el apartado sobre Computer Programs for Social Network Analysis (http://www.insna.org/ INSNA/soft_inf.html,). Se avecina, intuimos, un futuro en el que se desarrollarn nuevos programas para el ARS, que competirn entre s, por una parte, y que, probablemente como los actuales, se aproximarn en mayor medida a comunidades de investigadores y lneas tericas existentes en este campo (orientaciones egocntricas o sociocntricas, por ejemplo).
  • Puede hablarse tambin de la capacidad de anlisis que se gana cuando la informtica y sus recientes desarrollos en software hacen factible en la prctica caminos que la intuicin y el trabajo a mano de otros investigadores ya haban sido sealados (vase sobre este particular lo que en este volumen sealan Brandes y otros -2005- en cuanto a la visualizacin de las redes sociales y el trabajo inicial de Moreno con los sociogramas). O el recorrido histrico descrito por Freeman (2004), cuando sita antes de Moreno el origen del tratamiento visual interesado en el ARS.
  • Pero al mismo tiempo,  se hace palpable el inters que tienen los trabajos sobre redes sociales en nuestra comprensin del mundo, independientemente de que se empleen vas ms o menos prximas al uso de la tecnologa informtica, incluyndose aqu trabajos que, para aportar explicaciones plausibles donde se incorpora una reflexin sobre la influencia de las redes sociales, no necesitan del uso de ninguna tecnologa especfica (Forni y Nardone, 2005). Recuerda esta lnea de anlisis a la presencia e importancia que en autores clsicos ocupaba ya la interaccin social, sin que se hubiera empezado a definir un campo especfico de anlisis de redes sociales.
  • Algunas barreras disciplinarias se diluyen, con aportaciones en ambos sentidos. As, por ejemplo, si en algunas investigaciones es difcil saber dnde empiezan y terminan las aportaciones de disciplinas conexas (esto es relativamente habitual si pensamos en las ciencias sociales y en campos afines como la sociologa, la psicologa social, la antropologa sociocultural, etc.), en el anlisis de las redes sociales (aunque no es exclusivo) se muestra tambin el intercambio disciplinario entre mbitos ms lejanos, de forma que podemos observar prcticas del estilo a la creacin de software para aplicaciones en la investigacin social (por ejemplo, el trabajo de Brandes y otros, 2005; etc); el desarrollo de algoritmos en el mbito de la informtica para lograr como meta mejorar el estudio de la conectividad de las redes sociales (Hummon y Doreian, 1990); el uso de software qumico para analizar estructuras moleculares Mage- (Molina, 2001). O la aparicin de nuevas lneas de anlisis que conectan y fomentan el dilogo interdisciplinario, como ocurre con el caso de la ecologa y la sociologa (vase el trabajo de Johnson, Borgatti, Luczkovich y Everett (2001). Son stos ejemplos de que en el campo del ARS se muestra la reconstruccin que opera en las ciencias y que se concreta en la realizacin de trabajos arraigados en varias disciplinas, o hibridacin disciplinaria. Sean estos trabajos realizados desde equipos monodisciplinares pero que recogen influencias pluridisciplinares, sea por el mismo trabajo conjunto de equipos interdisciplinares, que facilitan el intercambio y que juegan con una concepcin ms abierta de la ciencia, en la que se potencia la hibridacin de las ciencias. A nuestro juicio, las aportaciones de este tipo de operaciones de investigacin son bien interesantes pues aportan luces en campos antes invisibilizados, o simplemente no considerados, adems de ser un estmulo para la creatividad y, por tanto, para la gestacin de ptimas condiciones para el avance en las ciencias. No sera descabellado afirmar, en este sentido, que el mbito de las redes sociales debe en gran medida su desarrollo exponencial a esta circunstancia.

 

Algunos de los elementos descritos en el doble sentido de sealamiento de tendencias en el ARS y la presentacin del volumen noveno, son ejemplo palmario de integracin de mtodos, tcnicas y software de investigacin a fin responder ms adecuadamente a las cuestiones de investigacin planteadas. Se conjugan en estos trabajos en gran medida tanto la combinacin como la triangulacin. El resultado viene a ser que algunos resultados de la investigacin en redes sociales son, podramos decir, de carcter hbrido, en la medida en que una coherente articulacin disciplinaria desfigura los lmites disciplinarios.

 

4. Practicando la visualizacin de las redes sociales: de procedimientos sencillos a tcnicas ms sofisticadas

Aunque son varios los trabajos de este nmero en el que la visualizacin de las redes sociales ocupa un lugar especial, debe citarse el de Brandes y otros (2005) como el que ms discute en el plano terico sobre qu significa la visualizacin de las redes para el avance de este campo del saber. Esta centralidad arranca de trabajos previos de Brandes respecto a la importancia de lo visual. Por ejemplo, en Brandes, Raab y Wagner (2001) se argumenta que los resultados obtenidos no se habran conseguido si no se hubieran llegado a visualizar, subrayando, por tanto, el inters de la visualizacin por s misma, no slo como algo meramente accesorio en la investigacin. Esta misma lnea de reflexin est en su trabajo publicado en este volumen, en el que, sobre la base de dos investigaciones diferentes, se defiende el valor explicativo que puede tener la visualizacin de las redes sociales. Visualizacin que tanto puede aportar un valor en la exploracin de los datos, como ayudar a entenderlos o explicarlos. No obstante, es en la localizacin y demostracin de mecanismos causales a travs de la visualizacin donde los autores perciben ms dificultades y aspectos por resolver. Habra que subrayar igualmente que la visualizacin de las redes sociales y personales puede jugar diferentes papeles en la investigacin, entre los que se encuentran los citados anteriormente (explorar, comprender, explicar), u otros como describir o comunicar los resultados de la investigacin (Freeman, 2000).

La utilidad de la visualizacin se ha mostrado en otras investigaciones recientes. Por ejemplo, explorando el rol de personajes polticos a travs de anlisis de noticias (Johnson y Krempel, 2004). Pero igualmente es interesante la aproximacin organizacional de uno de los trabajos que toman como ejemplo Brandes y otros (2005). En este trabajo las mismas organizaciones sociales seran los nodos, ms all que representar relaciones interpersonales. Esta perspectiva organizacional de anlisis de las redes sociales la encontramos en este volumen igualmente en Forni y Nardone (2005), aunque en este caso sin emplear un software especfico para el anlisis de las redes sociales.

Siguiendo con el volumen noveno, igualmente puede darse valor a la visualizacin en el trabajo de Teves ante el que, al descubrir la red de caminos por los que transcurre la actividad textil en el valle cachalqu salteo, puede venirnos a la cabeza la pregunta de qu pasara en la zona si los puntos centrales en el trayecto vivieran alguna transformacin relevante. En cualquier caso, se trata de ejemplos que ponen de relieve la diversidad de grficos visuales a los que se puede dar lugar (representando palabras, personas, organizaciones, espacios geogrficos). Destquese igualmente el valor de grficos que, al representar, dar color y forma  a los atributos, permiten visualizar ms rpidamente relaciones entre las variables de inters, facilitando la constatacin o negacin de las hiptesis planteadas (tomemos como ejemplo los textos de Aguilar, 2005; y Palacio y Madariaga, 2005).

El trabajo de investigacin puede ser diseado desde un principio con el fin de visualizar para lograr conocimiento (o dando un paso ms: sabidura, en los trminos en que se explica por Brandes y otros, 2005) o puede incorporarse la visualizacin en otros momentos, con mero carcter ilustrativo (a veces), o con fnalidades que persigan tanto explorar como comprender y explicar. La visualizacin puede combinarse de diferentes formas, inclusive, en una misma investigacin. Tomando ahora como ejemplo nuestro propio trabajo (Gualda, 2005a y 2005b), mostramos una de estas vas en las que la visualizacin se incorpora en medio de un proceso complejo de investigacin. Nos referimos a una parte de nuestro estudio sobre las Necesidades de la poblacin mayor en Berrocal y Villanueva de las Cruces: modelo de servicios y viabilidad de la implantacin de un sistema sostenible de co-pago. Concretamente respecto a la influencia de las redes sociales en la calidad de vida y, especficamente para este artculo, en la autopercepcin de felicidad de los de 55 y ms aos del municipio de Berrocal segn el tamao de sus redes personales. Se consult sobre la red personal con apoyo de la batera de Barrera (1980) [3] a 115 mayores del municipio. En el cuestionario se incluyeron otras preguntas, entre las que estaban los rasgos sociodemogrficos o la misma autopercepcin de felicidad. Para este ejemplo, nos centraremos en aquellos casos en los que, cuando se les pregunt por su grado de felicidad (P15. En que medida se considera una persona feliz? 0-10), respondieron de manera totalmente optimista y asignaron un 10 (dieron esta respuesta 9 personas de 115 entrevistadas). La respuesta contraria (0) slo la aportaron 2 personas. Globalmente, y contando con los 115 entrevistados, se obtuvo un grado de felicidad media de 7,4 puntos. Slo un 5,2% se autoclasific como una persona no feliz (0-3); un 20,9% ni feliz ni no feliz (4-6) y un 73,9%, el grupo ms amplio, se clasific como feliz (7-10).

Para explorar visualmente si el tamao de la red personal citada nos poda dar alguna pista y estaba asociado al grado de felicidad declarado, se determin seleccionar, por un lado, a los ms felices (los que asignaron un 10) y, por otro, a los menos felices (que asignaron un 0, un 3 o un 4, siempre una especie de representacin de suspenso en la felicidad). Resultaron ser 18 casos, 9 por cada extremo, el de los que se autoconsideraban ms y menos felices de un conjunto de 115. A partir de aqu se construy una matriz simtrica en la que se incluyeron estos 18 casos y se aadieron a todas las personas que adems fueron citadas por ellos. Slo estas 18 personas de referencia, al generar su red personal (A continuacin dgame las personas con las que cuenta para-preguntar siempre: alguien ms?), citaron a un total de 109 personas (entre las que hemos incluido las 18 para construir la matriz). Esto es, de los 115 entrevistados por nosotros hay 66 personas que no son citadas por ninguno de nuestros 18 casos (o egos), pero en cambio, configuran la red personal de los egos un total de 60 personas que residen en Berrocal y son menores de 55 aos (hijos y amigos generalmente, no entrevistados por nosotros, que nos centramos en los de 55 y ms aos). Slo se cita en esta red bsica de personas a 3 que no residen en el pueblo. Se menciona a 49 que son del pueblo y han sido tambin entrevistados en nuestro estudio al ser de 55 y ms aos [4] . A fin de garantizar el anonimato en la muestra de resultados, se asign aleatoriamente a cada caso (egos y alters) la denominacin de casoX.

Usando como referencia la matriz simtrica de 109 casos construda empleamos Ucinet  (Borgatti, Everett and Freeman, 2002) para dibujar las relaciones personales que citaron los 18 mayores que se autodeclaraban ms felices y menos felices. El resultado es haber encontrado diversos tipos de redes, algunas ms simples y otras ms complejas. Mostramos en los grficos siguientes un ejemplo de varias pautas encontradas (Cuadro 2). Por una parte, encontramos slo un caso aislado que no cit a nadie en su red (caso3). Coincide ste con una persona que asigna un 0 tanto a su percepcin de felicidad como a su satisfaccin ante la vida. Tambin valora con un 4 (suspende) su confianza hacia los dems.

A pesar de habernos encontrado con ms frecuencia que los que se declaran menos felices (0) citan a menos personas en su red personal (caso3 y caso96), tambin vemos cmo declarndose feliz (10), la red citada puede ser mnima (caso103). Marca la diferencia con respecto a otros que se declaran muy felices el bajo nivel de confianza declarado hacia los dems de esta persona (slo de 2, en una escala de 0-10).

Respecto a autovaloraciones ms elevadas de felicidad (puntuaciones de 3 y 4 sobre un mximo de 10), se constat la tendencia a citar redes de mayor tamao. El caso21 sera un ejemplo de esto. Este ego cit a seis personas, si bien no se localiz una red conectada con otras. En cambio, el caso72 y el caso65, que citan a un nmero menor de personas y que se autodeclararon con el mximo nivel de felicidad, se encuentran conectados a travs del caso83, que ambos citan. Esta pauta se repite en otras ocasiones en las que se seala el mximo grado de felicidad y ello coincide con declaraciones de un mximo nivel de confianza hacia los dems. No debe perderse de vista que estamos describiendo las relaciones personales de mayores de 55 y ms aos residentes en un entorno rural. 

No felices (0)

No feliz (3)

Feliz (10)

 

 

 

 

 

Cuadro 2. Autopercepcin de felicidad y red personal: algunas tipologas
Fuente: Elaboracin propia a partir de Gualda (2005a). Nota: El crculo representa a los EGO, mayores felices o no felices (que citan en su red personal a otras personas). El cuadrado representa a los citados, o ALTERS, como integrantes de la red personal. Por colores, al tratarse de un estudio dirigido a la poblacin mayor y citar sta a personas no entrevistadas, se asign el color rojo a todos aquellos que fueron citados, pero no entrevistados, por lo que no conocemos su grado de felicidad. En azul si se autoclasificaron como felices (asignando de 7-10 puntos). En negro, en un caso menos extremo de poca felicidad (3). En gris, si declararon felicidad 0. Las fechas han de entenderse siempre en la direccin de la relacin encontrada entre un ego (en crculo) y un alter (cuadrado), pero no al revs.

 

Este ejemplo sencillo pone de relieve cmo a travs de la visualizacin de las redes, introducida en el proceso de investigacin, pueden ser sugeridas nuevas cuestiones para el anlisis, que podrn ser motivo de trabajos posteriores. Preguntas como, por ejemplo, qu representaciones visuales se obtendrn cuando, en vez de emplear la matriz de relaciones egos-alters basada en la seleccin de 18 casos, los ms y menos felices, se incorporen a la matriz todos los egos entrevistados (un total de 115), en una matriz donde se incorporan valores intermedios de autodeclaraciones de felicidad?, Aparecern entonces nuevas conexiones que hagan que, por ejemplo, egos aislados sean elegidos como alters por otras personas? Con este foco se ha podido apreciar que los egos menos felices tendieron a citar a menos personas en su red, del mismo modo que ocurra respecto a aquellos egos felices con un bajo nivel de confianza en los dems. Podra significar esto que existe algo de ocultacin de datos y se ha sobreestimado la percepcin de felicidad, o es que sentirse feliz es independiente del nmero de personas que se citan en la red y guarda relacin con otras situaciones de la vida tales a la vida social, la vida en pareja u otras?... Qu diferencias encontraremos cuando se representen visualmente la red personal global, respecto a las redes existentes para aspectos especficos: material, informacin, etc.? sta y otras preguntas surgen de la simple visualizacin de una sencilla representacin grfica. Tambin parece confirmarse que, a pesar de ciertas pautas encontradas, los factores que afectan a la autopercepcin de felicidad son variopintos, como se ha destacado en otras investigaciones (Crossley y Langdridge, 2005). E igualmente se constatan pautas de inters sobre las que volver en ms profundidad, como por ejemplo, varios casos en los que  ocurren simultneamente una autodeclaracin de un mximo de felicidad (10), una red personal mnima o ausente y un bajo grado de confianza hacia los dems. Est detrs de ese tamao reducido de la red la confianza interpersonal, o hay otros factores adicionales?, Porqu mostrndose desconfiado, se autodeclara uno tan feliz?

Este ejemplo nos sirve para argumentar que la visualizacin, no slo permite resumir y mostrar a los dems los resultados de nuestro trabajo, sino igualmente sugerir nuevas lneas y ayudar con la interpretacin de los datos. En estudios sociales, generalmente afectados por la participacin conjunta de muchas variables, uno de los aspectos que podra quizs contribuir en mayor medida a su avance es conseguir frmulas sencillas para la visualizacin de temas complejos, en los que participan mltiples variables.

Y junto a esto, una de las preocupaciones que podra ser de un tipo de sociologa ms macro, la de cmo representar visualmente las redes de un ingente volumen de personas y que el resultado sea comprensible y analticamente productivo. Qu nuevos criterios tcnicos pueden ser incorporados para lograr este tipo de representaciones?

Por otra parte, en la medida en que estn temporalmente afectados, tambin profundizar en la visualizacin del paso del tiempo y cmo afecta ste en la construccin, destruccin o reconstruccin de redes sociales y personales pueden ser elementos de inters (aunque sobre este tema ya estn trabajando algunos equipos y desarrollando software con estos fines, vase en www.insna.org).  

Por otra parte, algunos planteamientos ticos de fondo en las Ciencias Sociales y Humanas podemos encontrarlos ligados a prcticas recientes de visualizacin. Me refiero al hecho de devolver la informacin obtenida al sujeto entrevistado, con objetivos que, por una parte, son ticos y, por otra, pueden mejorar el anlisis y matizar la informacin obtenida. Como quiera que una imagen vale ms que mil palabras, si esta imagen es buena, permitir discutir sobre la misma con los sujetos de la investigacin (es el caso del trabajo de Aguilar en este volumen, pero tambin lo encontramos en otros textos recientes -McGrath y Blythe, 2004).

La compatibilidad entre diferentes programas informticos (por ejemplo, Atlas ti, Spss, Excel, Access, Ucinet, Egonet, etc.) permite un avance notable para el investigador en cuanto a ganancias en tiempo y en posibilidades analticas respecto a lo que es viable y no en la investigacin social, si bien, an quedan mejoras por hacer en esta materia. Teniendo en cuenta que gran parte de los trabajos en Ciencias Sociales se nutren de datos textuales, una lnea en la que trabajar puede ser en intentar profundizar en el trnsito y reconocimiento de archivos tpicamente empleados para obtener datos textuales (hoy cada vez ms, por ejemplo, archivos en .pdf), con la idea que puedan ser reconocidos y procesados directamente (sin necesidad de transcribirlos manualmente) de cara a la visualizacin de los datos. Pero sta es slo una de muchas sugerencias que estn surgiendo enfocadas hacia la implementacin de mejoras en la visualizacin de las redes sociales.

 

5. Contextos espaciotemporales y reconstrucciones tericas del ARS

El anlisis de las redes sociales, aunque se trata de un mbito de conocimiento que se encuentra desarrollado desigualmente en el territorio mundial, cuenta hace unas dcadas con equipos de investigacin que van alcanzando logros empricos en diversas partes del mundo, en reas de mayor y menor desarrollo socioeconmico, en mbitos donde se dispone de mayor y menor seguridad poltica. Esta circunstancia, el contexto donde se arraiga el ARS, es especialmente interesante porque ha posibilitado, y lo har en el futuro, matizar algunos planteamientos tericos del mismo anlisis de redes, en adecuacin al contexto social en el que las redes sociales se despliegan. As, por ejemplo, como se pone de manifiesto en el volumen noveno de esta Revista Redes, el planteamiento de Granovetter (1973) respecto a que la existencia de lazos dbiles puede ser entendida como capital social de utilidad para alcanzar recursos (puentes) de los que carecemos en nuestro propio entorno personal (lazos fuertes), puede quedar matizado aludiendo a que ste debe revisarse en contextos muy empobrecidos en los que las personas que actan como lazos dbiles no lo hacen como puentes de acceso a informacin y recursos, por cuanto viven la misma precariedad social que los incluidos como lazos fuertes (sera el caso descrito de la poblacin desplazada a que se refieren Palacio y Madariaga, 2005).

Nos recuerda esto el trabajo de Webster, Freeman y Aufdemberg (2001), cuando, a partir de dos conjuntos de datos, profundizan en la idea de que las limitaciones impuestas por los contextos sociales influencian la interaccin social. Aunque en este trabajo se sugiere tambin que los individuos pueden de alguna forma manejar su contexto para tener menos constreimientos.

Curiosamente, los contextos afectan a las estrategias y pautas de interaccin no slo en el plano individual, sino igualmente en cuanto a las estrategias institucionales. De nuevo el trabajo de Forni y Nardone (2005) pone de manifiesto que en contextos de pobreza las instituciones modifican sus formas de interaccin con las personas. En este caso, se utilizan recursos como la garanta solidaria del grupo para otorgar los microcrditos bajo el supuesto de que el grupo social minimiza los riesgos crediticios, aunque estos presupuestos, como sealan los autores, no son necesariamente cubiertos en todos los casos.

Igualmente podra decirse de la influencia del discurso oficial en Bosnia y Herzegovina (BiH), que diferencia entre la poblacin serbia, croata y bosnaca o musulmana, que parece estar asociada a las relaciones personales descritas en el trabajo de Aguilar (2005); y del contexto natural (recursos), que afecta a la ruta de localidades ms importante de la actividad textil segn la descripcin de Teves (2005); o igualmente del contexto de inestabilidad poltica descrito en el caso de Palacio y Madariada (2005), que afecta a la situacin de los desplazados.

Contextos que ponen de relieve que, a pesar de que pueda manejarse un foco de anlisis que da valor a las relaciones sociales y a la interaccin (en un plano ms prximo al microanlisis), stas no pueden ser desgajadas de su contexto de referencia, ms ahora  en un sentido macro, con el que se conjugan y en el que se despliegan y desarrollan. En este sentido, aunque analticamente nos concentremos en la red social o personal y en las interacciones que sta implica, una adecuada y global comprensin parece necesitar ir ms all de la red descrita. A la inversa, tampoco sera completa la visin de lo social, si se queda ausente la dinmica relacional. Pero ambas visiones extremas, aunque sean descritas parcialmente en algunos trabajos, pueden producir descripciones y explicaciones suficientemente plausibles para no descartarlas de nuestro panorama intelectual.

 

6. Concluyendo: hacia la consolidacin del ARS como espacio disciplinario hbrido?

Como ocurre en otros temas de inters para la investigacin social, habra que decir que el anlisis de las redes sociales incorpora en su seno elementos del clsico debate en ciencias sociales respecto a si empez primero el huevo o la gallina, o dicho de otra manera, si la realidad est ms conformada por aspectos macro o por aspectos micro. Nuestra argumentacin al respecto ha sido conducida ms hacia un camino de mltiples direcciones, asumiendo la pluralidad que caracteriza a los objetos de conocimiento habituales de las ciencias sociales y, en este caso, a los mismos objetos (y sujetos) de conocimiento del ARS. Como correlato necesario, por coherencia, el despliegue metodolgico y tcnico debe ir en consonancia con las caractersticas de lo que queremos conocer (Beltrn, 2000). Pluralidad, por otra parte, que no debe ser entendida en el sentido de algo ilimitado o infinito, sino ms bien, como la asuncin de que puede haber variabilidad en nuestros objetos y sujetos de conocimiento, as como en las aproximaciones tericas, mtodos y tcnicas con los que nos aproximamos.

Uno de los elementos que integran nuestra realidad es precisamente la interaccin, vnculo o relacin que se produce entre actores individuales y colectivos y en este punto parece tener su razn de ser el ARS. Pero hemos argumentado que ello es compatible con el anlisis de la situacin contextual en que se produce la relacin social, entendiendo de manera generosa el contexto o marco (social, discursivo, cultural, geogrfico, econmico,). De hecho, los trabajos que se han presentado en este volumen no son ajenos a dicho contexto y enriquecen su anlisis con su conocimiento. No nos encontramos preparados, a las alturas del desarrollo cientfico, para resolver genricamente si juegan un papel ms prominente unos elementos u otros. En lo que s puede abundarse, ahora refirindome al ms estricto campo del ARS, es en el valor del anlisis de las redes sociales y personales para nuestra comprensin de algunos fenmenos. A veces este enfoque es productivo por cuanto plantea nuevas preguntas, otras porque ayuda a redefinir conceptos, en ocasiones porque aporta matices, etc. y, globalmente, porque produce conocimiento. Y, como suele ocurrir en el mbito cientfico, porque ms que producir conclusiones definitivas, deja las puertas entreabiertas a indagaciones posteriores. Algunas de ellas tan importantes como analizar el cambio social a travs de las redes sociales y personales, profundizar en el estudio de fenmenos de carcter meso e incluso macro, en ir algo ms all del experimentalismo o las simulaciones, pero sin negar su utilidad en algunos momentos, desarrollar nuevos enfoques, mtodos y tcnicas de estudio de las redes sociales, etc. 

Volviendo al tema de fondo en este trabajo, habra que preguntarse ahora con Hummon y Carley (2002) en qu medida el ARS, aunque es evidente el estrecho vnculo que tiene con el anlisis estructural de la interaccin social, ha superado o puede superar dichos lmites. Una segunda cuestin, sobre la que se discute en Freeman (2004) es sobre si el proceso histrico de configuracin de este  campo disciplinar ha culminado en una nueva disciplina. A nuestro modo de ver, parece haberse ido configurando (sin poder darse el proceso por concluido) un espacio disciplinar hbrido, como producto de un camino histrico irregular, a travs del que a veces se habl de redes sociales pero sin nombrarlas de esa manera (nos remontamos, por ejemplo, al XIX e inicios del XX) y en otras ocasiones nos encontramos con contribuciones aisladas, o con disputas disciplinarias, hasta llegar pocas ms prximas en las que se incrementa notablemente la productividad cientfica en el campo del ARS. Un espacio hbrido en el sentido de ser espacio producido por elementos de distinta naturaleza, con alusin directa ahora al resultado del intercambio disciplinar o cientfico.  

Por otra parte, aunque es innegable el que hay ms temas o asuntos que se abordan hoy desde la perspectiva del ARS, as como hemos visto incrementarse las publicaciones, eventos y comunidades de especialistas en este campo, cabe preguntarse si el proceso de configuracin como disciplina est cerrado. Sugeramos hace un momento que nos pareca un proceso no concluido.

Estoy entendiendo ahora la idea de campo disciplinar como algo ms amplio y complejo que la idea de campo de investigacin y cabra preguntarse si el proceso de reconocimiento e institucionalizacin del ARS ha culminado hasta el punto de que desde otras disciplinas se haya reconocido la especificidad. Pensando, por ejemplo, en Espaa, podramos hablar de la, parece, incipiente consolidacin del campo de las Ciencias del Trabajo, que se ha traducido en la formulacin de una titulacin acadmicamente reglada, diversas facultades en el territorio espaol y ya, alguna que otra promocin de licenciados en Ciencias del Trabajo, en el futuro, algunos de ellos doctores e investigadores. Ha llegado el ARS a consolidarse de forma equivalente? En estos momentos no, pero quizs podra ocurrir a corto plazo. O quizs se siga percibiendo este campo como accesorio a otras disciplinas que se interesan por ellas?

Lo que s parece claro es que habra materia, y muy variada, sobre la que configurar un currculo formativo en la enseanza universitaria tomando como eje el ARS. Inclusive podran aportarse especializaciones y orientaciones, ms hacia ciencias sociales o humanas y ms hacia ciencias tcnicas, por ejemplo. Lo mismo ocurre con respecto a las agendas de investigacin, aunque en este caso, nos parece que el campo de investigacin est ms consolidado. Sobre qu futuro vendr, intelectualmente nos parece muy productivo pensar en la riqueza que aporta la hibridacin disciplinaria, apostando por ir ms all de las Ciencias Sociales y Humanas. Sobre la manera concreta de llegar, no slo al intercambio interdisciplinario, sino tambin al reconocimiento y consolidacin en un contexto  de disciplinas asentadas, los caminos concretos pueden ser diversos, pues ya ni siquiera es necesaria la acumulacin de especialistas en el mismo entorno fsico para lograrlo, al poderse concretar espacios de formacin e investigacin virtuales. Como enfatiza Kadushin (2005), en su presentacin del libro de Freeman (2004): There remains a large world for grounded social network ideas to conquer.

 

Bibliografa

Aguilar, C. (2005). Visualizacin de redes personales en Sarajevo. Redes. Revista hispana para el anlisis de redes sociales. Vol.9#4, Dic.2005, http://revista-redes.rediris.es, pp. 1- 14.

Barrera, M. (1980). Method for the Assessment of social support. Network in
community survey research.
Connections (3), pp.8-13.

Beltrn, M. (2000). Perspectivas sociales y conocimiento. Anthropos-UAM, Barcelona.

Borgatti, S.P., Everett, M.G. and Freeman, L.C. (2002). Ucinet for Windows: Software for Social Network Analysis. Harvard, MA: Analytic Technologies.

Brandes, U.; Kenis, P. y Raab, J.: Explanation Through Network Visualization. Redes. Revista hispana para el anlisis de redes sociales. Vol.9#4, Dic.2005, http://revista-redes.rediris.es, pp. 1-27.

Brandes, U.; Raab, J. y Wagner, D. (2001). Exploratory Network Visualization: Simultaneous Display of Actor Status and Connections. Journal of Social Structure. Vol.2, nm.4 (http://www.cmu.edu/joss/).

Crossley, A. y Langdridge, D. (2005). Perceived sources of Happiness: a network Analysis. Journal of Happiness Studies, 6, pp.107135.

Forni, P. y Nardone, M. (2005). Grupos solidarios de microcrdito y redes sociales: sus implicancias en la generacin de capital social en barrios del Gran Buenos Aires. REDES. Revista hispana para el anlisis de redes sociales. Vol.9#5, Dic.2005, http://revista-redes.rediris.es, pp. 1- 25.

Freeman, L.C. (2000). Visualizing Social Networks. Journal of Social Structure. Vol.1, nm.1, (http://www.cmu.edu/joss/).

Freeman, L.C. (2004). The Development of Social Network Analysis: A Study in the Sociology of Science. Vancouver, Canada: Booksurge Publishing.

Granovetter, M. (1973). The strength of weak ties. American Journal of Sociology, 78, pp.1360-1380.

Gualda, E. (2005a). Redes de apoyo social y personal en Berrocal y Villanueva de las Cruces. En Gualda, E. (Dir.): Necesidades de la poblacin mayor en Berrocal y Villanueva de las Cruces: modelo de servicios y viabilidad de la implantacin de un sistema sostenible de co-pago. Informe Avance. Tomo I. En prensa.

Gualda, E. (2005b). Redes sociales y personales y su implicacin en los estados de nimo y percepciones de felicidad de personas mayores. Estudio de casos en Berrocal y Villanueva de las Cruces (Huelva). I International Workshop de la Red Hispana para el Anlisis de Redes Sociales, 7-9 septiembre, Sevilla. http://revista-redes.rediris.es/webredes/red_tematica/Sevilla2

Hummon, N.P. y Carley, K. (1993). Social networks as normal science. Social Networks. Vol.15, 1 , marzo, pp.71-106.

Hummon, N.P. y Doreian, P. (1990): Computational methods for social network analysis. Social Networks , vol. 12, 4, pp.273-288.

Johnson, J.C. y Krempel, L. (2004). Network Visualization: The "Bush Team" in Reuters News Ticker 9/11-11/15/01. Journal of Social Structure. Vol.5 (http://www.cmu.edu/joss/).

Johnson, J.C.; Borgatti, S.P.; Luczkovich, J.J.; Everett, M.G. (2001). Network Role Analysis in the Study of Food Webs: An Application of Regular Role Coloration. Journal of Social Structure. Vol.2, nm.3 (http://www.cmu.edu/joss/).

Kadushin, C. (2005): Resea del libro de Freeman, L.C. (2004). The Development of Social Network Analysis: A Study in the Sociology of Science. En Journal of Social Structure. http://www.cmu.edu/joss/.

Krempel, L. y Plmper, T. (2003). Exploring the Dynamics of International Trade by Combining the Comparative Advantages of Multivariate Statistics and Network Visualization. Journal of Social Structure. Vol.4, nm.1. http://www.cmu.edu/joss/.

McCarty, C. (2002). "Structure in Personal Networks", Journal of Social Structure, vol.3, nm.1 (http://www.cmu.edu/joss/).

McCarty, C. (2003). Egonet. Personal Network Software. http://survey.bebr.ufl. edu/EgoNet/.

McGrath, C. y Blythe, J. (2004). Do You See What I Want You to See? The Effects of Motion and Spatial Layout on Viewers' Perceptions of Graphical Structures.  Journal of Social Structure. Vol.5, nm.2 (http://www.cmu.edu/ joss/).

Molina, J.L. (2001). El anlisis de redes socials. Una introduccin. Bellaterra, Barcelona.

Palacio Saudo, J. y Madariaga Orozco, C.A (2005). Redes sociales personales y calidad de vida en personas desplazadas por violencia poltica: el caso de Barranquilla (Colombia). Redes. Revista hispana para el anlisis de redes sociales. Vol.9#3, Dic.2005, http://revista-redes.rediris.es, pp. 1- 27.

Teves, L. (2005). Anlisis de Redes sociales y actividades econmicas en las comunidades de Molinos. Redes. Revista hispana para el anlisis de redes sociales. Vol.9#2, Dic.2005, http://revista-redes.rediris.es, pp. 1- 25.

Webster, C.M.; Freeman, L.C. y Aufdemberg, C.G. (2001). The Impact of Social Context on Interaction Patterns. Journal of Social Structure. Vo.2, nm.1. http://www.cmu.edu/joss/.



[1] Enviar correspondencia a: Estrella Gualda, estrella@uhu.es; egualda@ono.com.

[2] Que se concretan finalmente en los resultados de investigacin.

[3] til para los objetivos y condicionantes de  nuestra investigacin, pero infravalorada por el instrumento que se emple, que no permite obtener redes tan amplias como las que se estn obteniendo a travs de la metodologa propuesta por McCarty (2002, 2003).

[4] Al contar con el Padrn detallado por nombre y apellidos del municipio pudo localizarse con total exactitud a los nombres generados en las entrevistas para evitar repeticiones en la matriz.

 

Métricas de artículo

Cargando métricas ...

Metrics powered by PLOS ALM
Copyright (c) 2005 Estrella Gualda Caballero