El estatuto del personaje Francisco del Puerto en dos novelas argentinas

Autores/as

  • Manuel Fuentes Vázquez Universitat Rovira y Virgili

Resumen

Las novelas de Juan José Saer El entenado (1983), que fue publicada por vez primera en la colección “Los mundos posibles”, dirigida por Ricardo Piglia, y de Gonzalo Enrique Marí El grumete Francisco del Puerto (2003) pueden inscribirse diacrónicamente en ese “macrotexto” que bien pudiera tener su inicio en El mar dulce (1927) de Roberto Payró, y en el que el final abierto de esta última, a juicio de Rosa María Grillo: “Permite ver a Francisco del Puerto como ‘fecundador’: cualquiera que sea su suerte, quedarse con los indígenas o volver a España, su figura se presta al mito fundacional y es funcional al designio argentino de aquellos años de reafirmar su pertenencia a la ‘estirpe secular’, ‘blanca’, católica y latina” (Grillo, 2006: 29; Grillo, 2004) Más allá de la existencia de Francisco del Puerto, apenas comprobada (Romano Thuesen, 1995: 43-44 y Grandis, 1994: 425) y de la aventura vital del sujeto histórico, integrante de la fracasada expedición del navegante Juan Díaz de Solís, “a quien se disputaban dos coronas” (Vergés, 1992: 34), el grumete vendría a ser, descontextualizando un verso del poeta argentino Arnaldo Calveyra, amigo de Saer, “un hombre inventado”. Este texto analiza la presencia del mito y sus funciones en esta relación intertextual.

 

Palabras clave

Juan José Saer, mito, Gonzalo Enrique Marí, intertextualidad

Publicado

03-02-2011

Descargas

Los datos de descargas todavía no están disponibles.