Estrategias de movilidad social: el desarrollo de redes para el progreso personal

Estrategias de movilidad social: el desarrollo de redes para el progreso personal

Silvia Domnguez, Universidad de Boston (EUA)[1]

ABSTRACT

In this article, I examine the social networks of low-income Latin-American immigrant women living in public housing in the city of Boston, using a conceptual framework that differentiates social networks that offer support from those that yield leverage. This ethnographic analysis of participant observation and longitudinal ethnographic interviews carried over 4 years pays particular attention to how respondents generate social capital to obtain resources for social mobility. While heterogeneity in social networks emerged as the most significant factor in social mobility, findings suggest that leverage ties work more effectively to create opportunities when they act as bridges connecting the women to networks in higher levels of the social structure, and when the women have support towards advancement within their strong ties.  Conversely, patriarchal family dynamics were the most significant factors preventing the formation and operation of mobility networks and leaving the women stagnated in survival.  At a more general level, the longitudinal ethnographic nature of this study sheds light on the conditions affecting the mobility prospects of women who are members of the largest minority group in the United States but of whom little is known.

KEY WORDS: Social mobility, poverty, immigrant women, social networks, social support, social leverage.

RESUMEN

En este artculo examino las redes sociales de mujeres inmigrantes latinoamericanas de bajos ingresos residentes en barrios con concentracin de viviendas de proteccin oficial en la ciudad de Boston, utilizando un marco conceptual que diferencia las redes sociales que proporcionan apoyo de aquellas que facilitan el progreso personal. El anlisis etnogrfico -con observacin participante y entrevistas longitudinales, que se llevaron a cabo durante 4 aos-, presta especial atencin a cmo generan las encuestadas el capital social con el que obtener recursos para la movilidad social. Mientras que la heterogeneidad en las redes sociales mostr ser el factor ms significativo en la movilidad social, los resultados sugieren que los lazos que hacen de palanca funcionan ms efectivamente en la creacin de oportunidades cuando actan como puentes que conectan a las mujeres con redes en niveles ms altos de la estructura social, y cuando las mujeres disponen de apoyo para el progreso personal entre sus lazos fuertes. Al contrario, las dinmicas propias de la familia patriarcal fueron el factor ms significativo en la evitacin de la formacin y el funcionamiento de redes de movilidad, dejando a las mujeres estancadas en su lucha por la supervivencia. A un nivel ms general, la naturaleza longitudinal de este estudio etnogrfico arroja luz sobre las condiciones que afectan a las perspectivas de movilidad de las mujeres del grupo minoritario ms amplio de los Estados Unidos, del que se sabe poco.

PALABRAS CLAVE: Movilidad social, pobreza, mujeres inmigrantes, redes sociales, apoyo social, ascenso social.

Introduccin

Aunque las familias ms aventajadas econmicamente son capaces de acceder a recursos y oportunidades a travs del mercado y de sus lazos sociales, muchos estudiosos se han preguntado por las estrategias de consecucin de recursos de las familias pobres que residen en comunidades de baja renta. La idea es que la movilidad social supone un reto para la gente que vive segregada en reas de alta pobreza. Estos grupos tienden a estar socialmente aislados, careciendo de redes sociales con lazos que hagan de puente con individuos e instituciones de la mayora social.

Las madres de bajos ingresos que residen en zonas urbanas desfavorecidas tienen con frecuencia redes sociales localizadas, aisladas y, a veces, agotadoras (Snack, 1974; Fischer, 1982; Oliver, 1988; Wellman & Potter, 1999). Se pone de manifiesto que, puesto que la familia y los amigos que conforman estas redes sociales es probable que tambin estn en situacin de desventaja, hay pocas oportunidades para el tipo de interaccin social beneficiosa que puede facilitar la movilidad social ascendente. Algunos investigadores van ms all, cuestionando el propio carcter beneficioso de las redes densamente tejidas que generalmente se asocian con las mujeres de bajos ingresos; preguntndose incluso si estas relaciones son de ayuda para las mujeres cuando crean oportunidades y flujos de recursos para la supervivencia diaria. Como Granovetter (1982, pg. 116) explica, la fuerte concentracin de energa social en los lazos fuertes tiene el efecto de fragmentar las comunidades en redes encapsuladas con pobres conexiones entre s. Este puede ser uno ms de los factores que hace que la pobreza se auto-perpete.

Sin embargo, esa concepcin de las mujeres de bajos ingresos como personas aisladas socialmente, con pocas conexiones con aquellos recursos que pueden facilitar la movilidad y la supervivencia, puede que sea demasiado prematura. Tanto Mary Pattillo-McCoy (1999) como John Jackson (2001) han encontrado que entre los afro-americanos tienen lugar interacciones significativas entre clases sociales, que pueden actuar como amortiguadores entre las reas de clase media y las de alta pobreza. Los negros de clase media mantienen relaciones con negros ms pobres a travs de los lazos familiares, los barrios y la afiliacin a una iglesia. Min Zhou (2000) tambin encontr interacciones entre clases sociales entre inmigrantes coreanos en Los ngeles: al asistir a actividades extra-acadmicas en una zona urbana desfavorecida, los coreanos de clase media residentes en los suburbios entraban en contacto con los jvenes de bajos ingresos que vivan all. Sin embargo, no encontr lo mismo en un barrio de inmigrantes mexicanos, donde aquellos mexicanos que trabajaban en servicios sociales se auto-aislaban de los mexicanos recin llegados, poniendo en prctica dinmicas paternalistas. Los resultados de Zhou nos dejan con la pregunta de si tambin entre los inmigrantes latinoamericanos existen evidencias de redes contrarias al aislamiento social.

Como un nmero creciente de latinoamericanos se unen a los afro-americanos en zonas desfavorecidas, muchos temen que un bajo nivel educativo junto a habilidades poco vendibles d lugar a condiciones que agoten los recursos de las redes y aumenten el aislamiento social (Portes & Zhou, 1993; Clark, 2001). Podemos preguntarnos si las condiciones econmicas que esquilmaron las oportunidades econmicas y las opciones vitales de muchos afro-americanos en las zonas urbanas desfavorecidas sern del mismo modo un obstculo para los latinoamericanos de emigracin reciente. Teniendo en cuenta la literatura sobre el tema, poca heterogeneidad cabra esperar en las redes sociales de las mujeres latinoamericanas residentes en barrios con concentracin de viviendas de proteccin oficial. Sin embargo, a medida que avanzaba el tiempo y fui capaz de identificar aquellas relaciones que iban y venan y aquellas que permanecan, me sorprend al encontrar que el hecho de prosperar era algo ms comprometido que llevar a cabo un mero recuento del tipo de lazos. En este artculo intento explicar que las mismas condiciones sociales y econmicas pueden dar origen a diferentes composiciones de redes y diferentes experiencias de movilidad. Atendiendo a las experiencias de las mujeres estudiadas, muestro cmo la gente y las circunstancias convergen para influir en las diferentes trayectorias personales. Mientras que la heterogeneidad en las redes sociales emerge como el factor ms significativo en la movilidad social, los hallazgos sugieren que los lazos que permiten el ascenso social funcionan ms efectivamente para generar oportunidades cuando actan como puentes que conectan a las mujeres con redes de niveles ms altos de la estructura social, y cuando las mujeres tienen el apoyo para el ascenso entre sus lazos fuertes. Al contrario, las dinmicas propias de la familia patriarcal fueron los factores ms significativos que evitaron la formacin y la operacin de las redes de movilidad, y que dejaron a las mujeres estancadas en la lucha por la supervivencia. Aunque estos resultados son consistentes con la literatura, la etnografa longitudinal nos permite ver los procesos que hay detrs de estos resultados.

El rol del capital social en la movilidad

Bourdieu (1985) ampli el concepto de capital, hasta entonces slo relacionado con la economa, para incluir -junto a los econmicos- los recursos sociales, culturales y simblicos[2] . Desde entonces, el capital social ha ganado en popularidad como un trmino analtico que se utiliza para comprender el proceso de estratificacin en los niveles individual y agregado. En su nivel agregado, el capital social se ha utilizado para estudiar la organizacin social de los barrios (Sampson, Raudenbush & Earls, 1997), as como el desempeo cvico y econmico regional (Putnam, 1993, 2000). En este artculo, se utiliza el capital social en el nivel individual, centrndose directamente en cmo los lazos sociales vinculados con redes y/o asociaciones actan como fuentes de apoyo social y adquisicin de estatus (Briggs, 1998). Este nivel de capital social se ajusta fielmente a la definicin de Portes como capacidad de los actores para asegurarse beneficios por virtud de su pertenencia a redes sociales o a otras estructuras sociales (1998, pg. 3).

Las redes sociales pueden variar en tamao, ubicacin geogrfica y ubicacin en la estructura social. Adems, las redes sociales difieren en aquello que producen. Las redes sociales amplias, dispersas y heterogneas (interclasistas) aumentan la oportunidad de promocin personal (Burt, 1987; Wellman & Guile, 1999). Las redes pequeas y homogneas pueden ayudar a conservar los recursos existentes, y proporcionan apoyo social, especialmente en comunidades pequeas y aisladas (Snack, 1974; Wellman & Potter, 1999). Las redes densas pueden jugar un papel positivo, ya que es frecuente que permitan a los individuos acceder a las oportunidades disponibles en comunidades fuertemente entrelazadas, con conexiones con los mercados de trabajo (Waters, 1994; Newman, 1999). Realmente, en las comunidades firmemente entrelazadas, la fuerza de los lazos dbiles puede manifestarse en el desarrollo de una confianza obligada entre sus miembros y en un comportamiento orientado hacia dentro del grupo, en la forma de solidaridad limitada (Lin, Entel & Vaughn, 1981; Portes, 1995)[3] . Aunque estos aspectos de la vida comunitaria se asocian las ms de las veces con la visin del capital social como una fuente de control social (Portes, 1998), este nivel de confianza y apoyo es tambin un componente importante de las estrategias que las familias desarrollan para sobrevivir y para progresar.

Sin embargo, como puede ser el caso en muchos barrios pobres, los lazos densos tambin pueden ser agotadores emocional o financieramente (Stack, 1974; Fischer, 1982; Oliver, 1988; Menjvar, 2000). Como Fernndez-Kelly (1995) observa en su anlisis de aquellos adolescentes que tienen hijos, las redes densas y truncadas de muchas familias afro-americanas de zonas desfavorecidas reducen el acceso a la informacin y las opciones disponibles en el mundo exterior, al mismo tiempo que apoyan estilos culturales alternativos que pueden hacer el acceso al empleo predominante ms difcil. En estas situaciones, la solidaridad limitada acta como una presin niveladora mientras que la confianza obligada puede suponer restricciones en la libertad individual e impedir el acceso a contactos con el exterior (Portes & Sensenbrenner, 1993).

Las redes densas y truncadas pueden tener efectos negativos similares en los enclaves inmigrantes econmicamente desfavorecidos. En dichas reas, los individuos tienden a identificarse con las dinmicas de las minoras marginales que restringen sus perspectivas de movilidad social por medio de la devaluacin de la educacin y su implicacin en comportamientos de riesgo (Gans, 1992; Portes & Zhou, 1993; Bourgois, 1995). Menjvar (2000) encontr en su investigacin de inmigrantes salvadoreos en San Francisco que en un contexto de escasez de empleo, muchos hombres salvadoreos conformaban redes que facilitaban el intercambio de informacin y de recursos. Sin embargo, debido a la homogeneidad socioeconmica de sus redes, circulaba el mismo tipo de informacin y de recursos. La falta de diversidad socioeconmica limitaba sus oportunidades para el progreso. Como Waldinger & Der-Martirosan (2001, pg. 244) ponen de manifiesto, prosperar parece conllevar el desarrollo de lazos con contactos no redundantes.

Briggs (1998) describe dos tipos de lazos que ayudan a comprender los procesos de consecucin de recursos de las madres latinoamericanas: el apoyo social y la promocin social. Los vnculos que proporcionan apoyo social ayudan a los individuos a arreglrselas o afrontar las demandas de la vida cotidiana y otras formas de estrs. El apoyo social se asocia con mayor frecuencia con los lazos fuertes, que tienden a estar compuestos por parientes, vecinos y amigos ntimos. Estos lazos generalmente proporcionan a los individuos apoyo emocional y expresivo, as como ciertas formas de ayuda instrumental -tales como llevar a alguien en coche, hacer pequeos prstamos de emergencia, y facilitar un lugar en el que quedarse en caso de necesidad (Briggs, 1998).

El foco de este artculo es describir las redes que constan de lazos que hacen de palanca para que los individuos prosperen o cambien su estructura de oportunidades. Los lazos que hacen de palanca pueden cultivar las aspiraciones a la movilidad social fomentando el acceso a la educacin, el entrenamiento y el empleo. La literatura sobre redes sociales pone de manifiesto que los lazos que hacen de palanca son con frecuencia lazos dbiles, que pueden definirse como influencias externas a la familia inmediata y los amigos ntimos (Granovetter, 1973; Boissevain, 1974; Campbell, Marsden & Hulbert, 1986). Pero como Briggs (2002) seala, el aprovechamiento social se deriva de los puentes, lazos fuertes o dbiles que atraviesan raza, grupo tnico y/o clase social. Los puentes ofrecen un mayor acceso a diversos tipos de recursos porque cada persona opera en diferentes redes sociales con un diferente grado de acceso a los recursos (Granovetter, 1995). De acuerdo con Briggs (2002), hay tres condiciones que contribuyen al desarrollo de puentes: la oportunidad de contacto, la bsqueda activa de acuerdo con rasgos compartidos (la endogamia), y la presin para asociarse por parte del propio grupo o del exo-grupo. La solidaridad limitada y la confianza obligada son ejemplos de presiones endo- y exo-grupales que pueden afectar negativamente al desarrollo de puentes. Como Briggs explica adems, la segregacin econmica y racial limita la oportunidad para el contacto, fortaleciendo de ese modo las fronteras del grupo y las diferencias entre grupos, y aumentando la preferencia por la endogamia.

La capacidad para utilizar los lazos sociales para obtener apoyo social o hacer de palanca depender de la capacidad de gestionar relaciones de las mujeres en la muestra. Estos lazos se complican con la lucha por los recursos y las dinmicas interpersonales. Por ejemplo, el capital incrustado en los lazos sociales est en la confianza que se desarrolla a travs de intercambios recprocos. El trabajo de Margaret Nelson sobre mujeres solteras de bajos ingresos en una comunidad rural sugiere que la reciprocidad en el nivel individual cambia con la situacin percibida por el donante de ayuda (Nelson, 2000). En las relaciones con otras personas en unas circunstancias de vida similares -y en una similar situacin de necesidad-, las mujeres mantienen unas normas de devolucin relativamente estrictas. Esta reciprocidad equilibrada, por la que se devuelven bienes y servicios en un marco temporal relativamente corto, est fuertemente asentada en un alto nivel de confianza, y de certidumbre de que aquellos que viven en circunstancias similares entendern -y sern comprensivos con- las necesidades cotidianas. Tambin hay fuertes normas que estn en contra del hecho de obtener repetidamente ms de lo que uno aporta; de no ser consciente de la variada disponibilidad con la que una familia puede ayudar; y de aprovecharse de crisis momentneas en beneficio propio. La limitacin de recursos puede hacer que algunas expectativas de reciprocidad no se vean cubiertas (Hogan, Eggebeen & Clogg, 1993). Al mismo tiempo, la reciprocidad no cubierta puede aumentar la tensin y conducir potencialmente a la disolucin de las relaciones (Belle, 1983; Roschelle, 1997; Menjvar, 1997, 2000).

El equilibrio entre el apoyo social y el aprovechamiento social puede determinar si las mujeres inmigrantes latinoamericanas estn luchando por la supervivencia o persiguiendo activamente metas con las que abandonar la pobreza. El equilibrio puede depender de la naturaleza y la estructura de sus relaciones sociales, es decir, de si son heterogneas y geogrficamente dispersas o localizadas y homogneas. Tambin depender de las formas en las que las mujeres gestionan las relaciones para obtener recursos y de la voluntad de los lazos para establecer un puente. Las redes en las que las mujeres inmigrantes latinoamericanas estn inmersas podran potencialmente conformar la manera en la que experimentan la pobreza y la consecucin de movilidad. A quin conocen y cmo se relacionan con otras personas puede influir en sus trayectorias y oportunidades personales. As, la descripcin de las dinmicas de las redes sociales de las participantes -basando el anlisis en la discusin de Briggs (1998) sobre capital social-, proporcion una visin valiosa de sus comportamientos y estrategias para reunir recursos con los que conseguir sus metas y prosperar en la vida. A continuacin tratamos el contexto, los mtodos y la descripcin de la muestra en el estudio.

Contexto y mtodos

Los datos etnogrficos de este anlisis se derivan de los recogidos para el Estudio de las Polticas de Bienestar Social, la Niez y las Familias en Tres Ciudades. El estudio Tres Ciudades examina temas tales como el trabajo, el bienestar, la familia, el dinero, las relaciones ntimas y las redes sociales en las vidas de familias de bajos ingresos que viven en Boston, Chicago y San Antonio, a travs de encuestas longitudinales, estudios evolutivos y estudios etnogrficos comparativos. Como etngrafa en Boston, realic observacin participante y entrevistas etnogrficas longitudinales desde 1999 a 2003 con mujeres inmigrantes latinoamericanas residentes en viviendas de proteccin oficial en dos barrios diferentes de la ciudad de Boston. Las experiencias de estas mujeres sirven de base para el presente anlisis. Las participantes fueron reclutadas a travs de organizaciones de servicios sociales del barrio, y en encuentros aleatorios en zonas pblicas. Las entrevistas se realizaron mensualmente, generalmente en el hogar de la encuestada o en un lugar de su preferencia. Las entrevistas se llevaron a cabo en el idioma en el que las encuestadas afirmaron sentirse ms cmodas ingls, espaol o Spanglish- y despus fueron traducidas al ingls como parte de la recoleccin de datos. Tambin acompa a las mujeres en sus actividades diarias, tales como acudir a las agencias prestadoras de servicios y otras organizaciones burocrticas, y asist a las celebraciones familiares.

Este enfoque tiene tres puntos fuertes fundamentales desde el punto de vista metodolgico. Primero, puesto que los datos fueron recogidos como parte de un estudio longitudinal, observo las experiencias de las encuestadas como procesos a travs de los cuales desarrollan y utilizan las relaciones. Segundo, los datos etnogrficos, recogidos a travs de observacin participante y entrevistas semi-estructuradas en profundidad, tienen un nivel de riqueza y complejidad que nos permite explicar tanto los comentarios realizados por nuestras encuestadas como sus patrones conductuales. Recoger datos de esta forma nos permite capturar no slo lo que nuestras encuestadas dicen sino tambin lo que hacen. Tercero, al observar mujeres inmigrantes latinoamericanas residentes en dos barrios diferentes puedo evaluar similitudes y diferencias en cmo las mujeres experimentan la pobreza y el progreso personal. Esta muestra de mujeres latinoamericanas residentes en zonas urbanas desfavorecidas -una poblacin poco estudiada-, nos proporciona un motivo para pensar que quiz mucho de lo que sabemos sobre la pobreza en Estados Unidos no necesariamente se aplica a esta poblacin, cada vez ms numerosa.

Adems de tratar los debates actuales en la investigacin sobre pobreza, este estudio cualitativo hace una contribucin terica a la teora del capital social, la teora de redes, y los debates sobre la incorporacin de inmigrantes. La meta es sumarse a las teoras existentes y reconstruirlas atendiendo a las formas en las que mujeres latinoamericanas de bajos ingresos crean y gestionan las relaciones sociales para acceder a los recursos que permiten la supervivencia y la movilidad (Burawoy, 1991). Este esfuerzo se apoya en una metodologa que mira a sucesos y patrones a lo largo del tiempo. Fue precisamente a travs del trabajo de campo longitudinal etnogrfico como me di cuenta de que la forma en la que estas mujeres renen recursos, as como los factores que tienen en cuenta al trazar sus estrategias, no son explorados de forma adecuada en la literatura sobre capital social.

Caractersticas de la muestra

La muestra estuvo formada por 19 mujeres inmigrantes latinoamericanas residentes en viviendas de proteccin oficial en dos barrios diferentes de la ciudad de Boston, con diversos tipos tambin de relaciones raciales. Aunque los efectos del vecindario estn fuera del alcance de este artculo, es importante poner de manifiesto que las mujeres del Sur de Boston vivan en un barrio con una larga historia de antagonismo tnico y racial, que se convirti en violencia cuando los tribunales de justicia ordenaron la integracin de las escuelas en los 70 y la vivienda pblica al final de los 80. Hoy en da las minoras del Sur de Boston estn segregadas y se aglutinan en viviendas pblicas rodeadas por una poblacin americana de ascendencia Irlandesa. Por otro lado, la muestra de mujeres del Este de Boston reside en un barrio histricamente reconocido por la recepcin de inmigrantes. El Este de Boston est experimentando actualmente un cambio demogrfico, por el que los inmigrantes latinoamericanos estn desplazando a los italo-americanos que llegaron en la anterior oleada migratoria. Las mujeres de la muestra residen en un rea de vivienda pblica que est rodeada por un enclave de inmigrantes latinoamericanos.

Las mujeres de la muestra pertenecen a la poblacin minoritaria ms numerosa en los Estados Unidos y, aunque comparten muchas de las caractersticas sociales y econmicas de los afro-americanos en los que se basa la mayor parte de la literatura sobre pobreza urbana, poco se conoce sobre ellas[4]. Todas las encuestadas en este estudio viven en situacin de pobreza, con una edad que oscila entre los 20 y los 41 aos (siendo 28 la media de edad). Diez de las diecinueve mujeres son inmigrantes de primera generacin, y las otras nueve de segunda generacin[5] . Las caractersticas de las entrevistadas estn resumidas en la Tabla I.

Tabla I. Caractersticas de la muestra

 

Primera generacin

Segunda generacin

Sur de Boston

Marcela, 24 de Puerto Rico

Josefa, 36 de Honduras

Rita, 36 de Puerto Rico

Maria, 38 de Puerto Rico

Lisa, 41 de Nicaragua

Martina, 36 de la Repblica Dominicana

Camila, 18 de la Repblica Dominicana

Paula, 25 de Puerto Rico

Eliana, 22 de la Repblica Dominicana

Nina, 26 de la Repblica Dominicana

Este de Boston

Yolanda, 26 de Puerto Rico

Lorena, 36 de Puerto Rico

Gloria, 24 de la Repblica Dominicana

Eva, 24 de El Salvador

Marta, 20 de Puerto Rico

Jenny, 26 de la Repblica Dominicana

Julia, 20 de El Salvador

Solana, 25 de El Salvador

Mireya 26 de Puerto Rico

Se han cambiado todos los nombres. La edad y el salario corresponden al momento en que fueron reclutadas para el estudio. Se incluyeron portorriqueos en la muestra de inmigrantes de primera y segunda generacin dadas las similitudes con el resto de la muestra latinoamericana. Comparten el idioma espaol y la necesidad de aprender ingls. Adems, experimentan un proceso de aculturacin en un contexto de desventaja.

El artculo sigue con un examen de los aspectos ms significativos de las redes sociales en trminos de movilidad y heterogeneidad. Luego pasamos al papel que juegan en el ascenso laboral los vnculos de apoyo social, as como la disponibilidad de contactos que hagan de puente. A continuacin examinamos qu procesos impiden la formacin (y la puesta en funcionamiento) de las redes de movilidad, atendiendo principalmente a dinmicas relacionadas con el gnero. La investigacin etnogrfica trata los temas ms significativos presentes en la movilidad social de las mujeres inmigrantes latinoamericanas, del modo que se describe en el siguiente grfico.

Heterogeneidad y movilidad social

En The Truly Disadvantaged, Wilson (1987) seala que los pobres de reas urbanas tienden a estar socialmente aislados de los individuos que pertenecen a los grupos dominantes, que podran proporcionarle informacin sobre empleos, e influencia para obtenerlos. Desde entonces, los acadmicos han puesto ms nfasis en el papel de la heterogeneidad de la red en los resultados de empleo (Granovetter, 1995; Stoloff, Glanville & Bienenstock, 1999). La mayor parte de la investigacin se ha centrado en mostrar lo limitadas que son las redes de las personas con bajos ingresos en lo que hace referencia a las aspiraciones de ascenso social. Aunque hay algunas excepciones. Ooka y Wellman (2001) encontraron que la utilizacin de lazos inter-tnicos puede ser un recurso beneficioso para aquellas personas cuyo grupo tnico se concentra en los trabajos peor pagados, puesto que dichos contactos tienden a mejorar sus opciones en la bsqueda de informacin y en la obtencin de empleo. Otros investigadores han mostrado que las oportunidades disponibles a travs de lazos inter-tnicos dependen en gran medida del nicho de empleo ofrecido (Waldinger & Der-Martirosan, 2001). Un caso pertinente es el de la ciudad de Boston, donde los latinoamericanos estn en gran medida empleados como conserjes en diferentes instituciones. Este tipo de empleos no ofrece oportunidades para la promocin, y los trabajadores son fcilmente reemplazados por otros latinoamericanos que acuden al empleo a travs de redes del propio grupo tnico. El escaso dominio del ingls importa en la medida en que el nicho tnico del trabajo como conserje se alimenta de aquellos trabajadores que no pueden optar a mejores empleos debido a su incapacidad para hablar ingls. Por otro lado, como Josefa comprob, tambin entre la fuerza de trabajo peor pagada (como es el caso de la Conserjera) hay gente con contactos a mejores empleos. Josefa tena poco dominio del ingls y estaba trabajando en un modesto hotel sin Seguridad Social cuando encontr su trabajo actual a travs un lazo dbil un compaero de trabajo[6] .

Estaba este chico Bosnio l me dijo que soy joven y que puedo hablar mejor ingls y que debera irme de este trabajo sin futuro y que debera ir al [Hotel] donde estaban contratando gente. Este trabajo me est dando muchas oportunidades. Tengo que hablar ingls Tambin entro en contacto con muchsima gente Hay tantas cosas que hacer aqu As que aqu estoy, desenvolvindome[7] .

Este compaero se convirti en un puente, conectando a Josefa con un tipo diferente de empleo, que le abri varias oportunidades. Por primera vez, tena acceso a un seguro mdico privado, vacaciones pagadas y horas extras pagadas. A travs de un programa de crdito del sindicato, relacionado con su empleo, Josefa ha podido disponer de una lnea de crdito, y ahora tiene su propia cuenta bancaria y tarjetas de crdito. Estas prestaciones estn disponibles desde que existe sindicato en el lugar de trabajo de Josefa. Adems, el nuevo empleo de Josefa le est ayudando a mejorar su ingls, y la pone en contacto con un grupo de gente muy diverso, a los que encuentra en un barrio de moda, muy activo. Estas prestaciones vinieron como resultado de un vnculo que comparte con Josefa el estatus de inmigrante, pero que perteneca a otro grupo tnico y que tena acceso a la informacin que conduce a trabajos con proteccin sindical, y mejor pagados. Esta pequea, aunque significativa, variacin en trminos de heterogeneidad en el caso de Josefa estaba disponible en su lugar de trabajo. Como es el caso entre varias mujeres de la muestra, Josefa demuestra la importancia de la ubicacin y el tipo de empleo en el acceso a vnculos diferentes y a oportunidades de mejora.

Heterogeneidad y puentes en el empleo

Como en el caso de Josefa, la localizacin y el tipo de empleo pueden proporcionar a las mujeres de bajos ingresos la mera oportunidad de contacto que Briggs (2002, pg. 40) considera uno de los factores clave en la formacin de lazos desemejantes o puentes. El tipo de trabajo tambin representa el potencial de promocin y ascenso en la jerarqua de algunos trabajos, frente al callejn sin salida que suponen otros. El tipo de empleo que Josefa pudo conseguir no slo fue positivo en trminos de prestaciones sociales y seguridad en el empleo, sino que tambin le proporcion una inmersin en el idioma ingls, lo que da cuenta de la forma en la que el acceso a lazos heterogneos se combina con la escala laboral y los niveles individuales de agencia para hacer de palanca social.

Cuando Camila empez a participar en el estudio, estaba trabajando a tiempo completo- de camarera en una conocida cadena de restaurantes especializada en sndwiches y caf. Situado en el distrito mdico de Boston, el empleo de Camila le permiti relacionarse con profesionales que servan de modelos de rol informal, una oportunidad que Camila apreciaba ya que viva en una zona segregada, de bajos ingresos. Haba pocas posibilidades de promocin en ese empleo, as que Camila aprovech la ayuda de un amigo para obtener un puesto en un banco ubicado en un barrio multicultural de clase media. El nuevo empleo ofreca posibilidades de mejora y la oportunidad para relacionarse con una clientela profesional, junto a un grupo de compaeros de trabajo racial y socio-econmicamente heterogneo. No le llev mucho a Camila fijarse en los puestos superiores del banco, reconociendo que conectarse con compaeros bien ubicados era clave:

S exactamente lo que tengo que hacer para subir hasta el puesto de directora de seccin Primero eres cajero, despus trabajas en atencin al cliente, sabes el que tiene su propio despacho despus puedes ascender a ayudante de la direccin, el director, y finalmente director de seccin Mi directora ya me ha dicho que en seis meses estar preparada para ascender a atencin al cliente Siempre soy la primera en terminar, siempre estoy disponible y les gusto a los clientes Voy al almuerzo todos los das [algunas veces con la ayudante de direccin] esa es la manera en la que me he hecho amiga de la ayudante de direccin.

Esta oportunidad les ha abierto ms puertas a Camila y su hija. Varios meses despus, y tras un par de decepciones por no ser ascendida, consigui la promocin a Atencin al Cliente, junto con un aumento de sueldo. Adems, se mud de una vivienda de proteccin oficial a un barrio en gentrificacin[8]  de Boston. Como explicaba animadamente, ahora tengo mi propio despacho: uno muy guay. El lugar es muy bonito, mi escritorio enorme. Estoy trabajando en [un barrio acomodado] en otra sucursal. Habiendo trabajado duro, y aprendiendo de sus jefes cmo tener xito, Camila estaba pendiente de la prxima promocin posible (as como de una nueva vivienda). Mientras tanto, aprovech la ayuda para el estudio que ofrecan en su trabajo, y de ese modo contina sus cursos en la universidad.

Eliana trabajaba en Blue Cross Blue Shield (un seguro mdico) como parte de sus estudios de enseanza secundaria. Este empleo era slo temporal pero aprovech el aprendizaje y consigui un trabajo en Plan de Salud del Barrio, una organizacin de mantenimiento de la salud que estaba ubicada en el rea mdica de Longwood, un barrio profesional de moda. Estaba tan lleno de gente, y cada uno iba a algn sitio era muy activo. Conoci a otra chica latina que estaba trabajando y yendo a la escuela, y se hizo su mejor amiga.

Isabel y yo solamos hacerlo todo juntas, bamos de fiesta, al trabajo, de compras todo. Isabel me ense a conducir y me acostumbr a viajar e ir a sitios en el coche. Ella iba al instituto entonces y era madre soltera. En un momento determinado me di cuenta de que Isabel me estaba enseando que todo era posible, todo. As que empec a ir al instituto. Esto nos hizo ms parecidas, sabes? Solamos ayudarnos un montn. Me llev tres aos, pero termin el diploma de dos aos con una calificacin de 3.7 GPA. Isabel es mi chica sabes?

Estando pendiente de ir a la Universidad de Nueva York (NYU) para estudiar marketing y comunicacin, Eliana busc y encontr un empleo en Canal 7 en Boston. Eliana tena dos empleos para ahorrar el dinero necesario para mudarse a Nueva York y estudiar en la NYU. Con su impulso de llenar su red de apoyo social con gente que va a alguna parte Eliana demuestra un sentido de agencia positivo. Para acompaar su eleccin en las relaciones, se ha expuesto a ambientes que le ponen en contacto con gente que hace de modelos de rol y le ayudan a concentrarse en la educacin y en el desarrollo de su carrera.

Paula estudi puericultura y consigui un puesto como ayudante de direccin en una guardera de calidad. Aunque estaba ubicada en un rea desfavorecida, la guardera atraa a aquellos padres que le daban importancia a la educacin y estaban interesados en darles a sus hijos un buen punto de partida educativo con el que salir de la pobreza. A travs de este empleo, Paula entr en relacin con Valerie, una afro-americana mvil socialmente, que es tambin madre soltera. Valerie hace de puente con un mundo socialmente mvil, proporcionndole a Paula algunas ideas de cmo salir adelante. Paula habla de una relacin recproca con Valerie, una mujer a la que ve como modelo de comportamiento. En una conversacin sobre las ayudas pblicas, Paula comentaba:

Slo la mereces [la ayuda] si ests dispuesta a hacer algo con tu vida, sabes Como mi amiga Valerie, que lo ha hecho todo por si misma. Ella ha trabajado duro y ahora es directora de cosmticos en [un departamento de unos grandes almacenes locales]. Ella debera estar orgullosa de s misma, me trae productos para estar atractiva Creo que estuve all por su hija cuando ms lo necesitaba Creo que empez tarde [a tener hijos] y que ha hecho ms para estar bien.

Paula aluda a Valerie repetidamente durante los tres aos de participacin en el estudio, cuando se refera a gente que le haba influido positivamente en su vida. En una ocasin hablaba de la ropa que se pondra Valerie para ir a una entrevista de trabajo. Tener gente en la propia red que pueda darte una idea de qu es apropiado ponerse para una situacin determinada es bien visto por todos nosotros. Sin embargo, el modelo que Valerie proporcionaba a Paula es enormemente importante segn la investigacin sobre la empleabilidad de las personas con bajos ingresos (Fernndez-Kelly, 1995). Desafortunadamente, Valerie era slo uno de los pocos individuos socialmente mviles en la red de Paula. Los contactos de Paula iban de receptores de ayudas sociales a mujeres empleadas, pero tendan a estar luchando por la supervivencia, como Paula, y no disponan de las herramientas necesarias para fijar sus perspectivas en la movilidad social.

Aunque las oportunidades de Eva se vieron seriamente restringidas por su estatus de inmigrante indocumentada, consigui un trabajo de niera como interna en la casa de una familia de profesionales latinoamericana, con un amplio y activo crculo social. El acceso a dichos profesionales de clase media ampli sus oportunidades educativas, y las oportunidades laborales de algunos miembros de su familia.

Uno de los amigos era un amable chico que estaba empezando su propio negocio y que tuvo noticia de mi to as que lo contrat para hacer el mantenimiento y la limpieza. Era tan feliz Pude ayudar a mi to y a mi ta, y fueron ellos los que me ayudaron a m a venir aqu Tambin conoc a otra seora, me dio su tarjeta y me ayud a entrar en las clases de ingls como segundo idioma. Iba mientras los chicos estaban en la escuela y aprend un montn as. Era un trabajo bonito con una familia muy amable, sabes? Y pude conocer a muchos latinos a los que les iba bien. Yo supe que algunos haban empezado igual que yo y saber esto me ayud mucho me dio esperanza y ms razn para esforzarme[9] .

Es muy poco habitual que los inmigrantes indocumentados accedan a un empleo que les ponga en contacto con redes heterogneas. Cuando lo hacen, la falta de dominio del ingls dificulta su comunicacin. Sin embargo, la historia de Eva demuestra que trabajar en la casa de la gente -el lugar de trabajo de muchas mujeres inmigrantes latinoamericanas sin papeles-, puede ser provechoso, dependiendo de los propietarios de la casa, y de la forma en la que tratan al trabajador. Eva fue afortunada de trabajar para una familia de profesionales latinoamericanos que simpatizaban con sus necesidades como inmigrante indocumentada recin llegada. La relacin con esta familia tambin ayud a Eva en su capacidad para criar a los nios. Cuando naci su hijo, Eva pens en su antiguo trabajo y en que ella haba aprendido que para educar a los nios tienes que entender que es lo que a ellos les gusta, y llevrtelo momentneamente tal y como un juego de Internet o un juguete determinado no tienes que gritarles o pegarles. Slo te llevas aquello con lo que tienen muchas ganas de jugar. Aprender este tipo de disciplina es fundamental para aquellos inmigrantes que vienen de pases donde el castigo corporal es habitual en la crianza de los hijos. Sin alternativas para llevar a cabo la educacin, muchos padres inmigrantes latinoamericanos pierden la capacidad de mantener la disciplina con sus hijos. En el caso de Eva, la exposicin a las normas de disciplina propias de la clase media le dio alternativas con las que mejorar su capacidad para criar a los hijos.

Desafortunadamente, no todas las mujeres han tenido acceso al tipo de empleo que en palabras de Briggs- proporciona oportunidades para conectar con puentes. Marcela vino a Estados Unidos habiendo realizado ya algunos estudios posteriores a la enseanza secundaria. Pero, en contraste con Josefa, su falta de manejo del ingls limit sus oportunidades de mejora. Se vio atrapada como ayudante de direccin en un supermercado ubicado en un barrio desfavorecido, lo que redujo su accesibilidad a lazos heterogneos. Estaba experimentando grandes dificultades por la ruptura de la relacin con el padre de su hija, que la maltrataba -y en ese momento estaba en la crcel-, y era una fuente de agotamiento emocional y financiero. Marcela pudo confiar en sus compaeras de trabajo para obtener estmulo emocional sobre este tema, convirtindose en vnculos de su red de apoyo social que le ayudaron en un momento de necesidad. Sin embargo, al estar ubicado en un barrio de bajos ingresos con clientes y empleados con escasos recursos, este empleo ofreca pocas oportunidades para entrar en contacto con personas que pudieran facilitar el acceso a oportunidades de movilidad. El da de ms trabajo es el mircoles En realidad no paras, con todas las prestaciones por discapacidad, sabes?... y la gente entra en seguida a hacer las compras[10]  .

Aunque la exposicin a diversidad de gente abre la oportunidad de mejorar el empleo, la salud y el sentido de control sobre la propia vida (Erickson, 2003), la mera exposicin no garantiza que el contacto se convierta en un puente. La disposicin para ayudar es necesaria para que se convierta en un puente. Camila desarroll una relacin con una compaera de trabajo que tena tambin una hija pequea. Como Camila explicaba,

Ella tena una hija en clases de Ballet justo aqu en Brookline. Yo estaba tan contenta pensando en que finalmente llevara a Miranda al Ballet, sabes? Recuerdas que te dije que nunca antes pude llevarla a clase en el Sur de Boston? As que finalmente se lo dije, y le ped informacin, y ella sigui dicindome que traera un folleto, pero nunca lo hizo. Le ped el telfono y la direccin, y me dijo que no los recordaba. No s por qu hizo eso, sabes? Quera hacerme sentir que Miranda no es suficientemente buena o algo as. A los cinco aos ya est siendo discriminada. Realmente piensa que su hija es mejor que la ma?

Camila, que estaba desarrollando cierto sentido crtico y de pertenencia al grupo durante su participacin en el estudio, se dio cuenta del poder que individuos aislados pueden ejercer en la reduccin de las oportunidades de aquellos de bajos ingresos, o que son racial o tnicamente diferentes. La conciencia crtica y la pertenencia al grupo son dos aspectos de la transformacin psicolgica que conduce a la potenciacin (Gutirrez & Lewis, 2000). Camila se dio cuenta de qu lugar ocupaba en el sistema socioeconmico, y el hecho de que era el estatus de inmigrante o la base tnica lo que se utilizaba para justificar dicha posicin a nivel social. Tambin comprendi que ella estaba siendo aislada por ser latinoamericana de la misma forma en la que otros latinoamericanos son discriminados. Esta compaera de trabajo era un vnculo desemejante, con el potencial para convertirse en puente, pero en su lugar decidi excluir a Camila y a su hija. La potenciacin y el desarrollo emocional de Camila continuaron cuando fue inicialmente apartada de la promocin, aunque haba recibido las mejores evaluaciones y estaba entrenando a nuevos empleados. Como la historia de Camila demuestra, el acceso a lazos diversos es un ingrediente importante en el establecimiento de puentes. Pero que la accin se complete depende de la voluntad y la actitud del individuo que funciona como puente.

Heterogeneidad y puentes en lazos fuertes

Aunque Josefa comprob que la heterogeneidad tnica en un trabajo mal-pagado le ayud a encontrar una oportunidad de empleo mejor, es difcil averiguar con qu frecuencia fluye la informacin de un grupo tnico a otro. Sin embargo, la heterogeneidad en las relaciones sociales tambin exista en las familias de las mujeres de la muestra. Como resultado, varias de ellas, Lisa, Camila, Eliana, Nina, Solana, Marcela y Mireya tienen disimilaridad en las redes de apoyo social[11] . La heterogeneidad en la familia de Camila viene de su hermana mayor, que ha estudiado en la universidad y tiene un puesto profesional en una empresa de inversiones. Camila tiene una relacin muy buena con su hermana mayor, que le ha ayudado en los estudios para que pueda continuar con su educacin. La familia del novio de Camila es de clase media y uno de los parientes va en la actualidad al Smith College. Solana y Eliana tienen hermanas y primas con estudios universitarios y Eliana, Nina y Solana tienen novios y primos que durante el estudio se graduaron y se convirtieron en profesionales, empujando a tres mujeres de segunda generacin a volver a la escuela para terminar sus estudios.

Lisa, que se ha graduado en la universidad, tiene una pareja lesbiana que se gradu en Radcliff[12]  y es una profesional de mucho xito. Lisa dice que su pareja le ha ayudado a completar los formularios de solicitud, a discutir los pros y los contras de diferentes oportunidades tambin piensa en trminos de quin puede ayudarme, que ella pueda conocer y puedan echarme una mano. Con esta afirmacin, Lisa est describiendo lo que un puente generalmente hace: conectar a Lisa con otra red, una red de profesionales que es claramente diferente de las relaciones disponibles en la zona donde se concentran las viviendas de proteccin oficial. La pareja de Lisa juega un importante papel como puente, puesto que Lisa trabaja para una organizacin que monitoriza las condiciones de las viviendas pblicas, y tiene tambin una posicin de liderazgo en su comunidad de arrendatarios. Esto significa que Lisa gasta la mayor parte de su tiempo con gente de bajos ingresos que habitualmente se apartan de ella debido a su homosexualidad. Marcela atribuye su vuelta a la escuela para mejorar su ingls al desarrollo de una relacin ntima con otra joven latinoamericana, que es estudiante universitaria. Finalmente, es importante poner de manifiesto que tener heterogeneidad en la familia y en los lazos fuertes no siempre da lugar a mayores oportunidades. Un ejemplo es Mireya, cuya cuada ha estudiado en la universidad, y es una fuente de apoyo emocional para Mireya, pero nada parecido a la palanca social fue atribuido a esta relacin durante el tiempo que dur esta investigacin.

El hecho de que estas mujeres tengan acceso a lazos heterogneos en sus familias y entre sus lazos fuertes contrasta con la literatura sobre las reas urbanas en las que se concentra la pobreza y el aislamiento social. Aunque estas mujeres viven en contextos muy pobres, sus lazos hacen de puente ms all de los barrios con concentracin de viviendas de proteccin oficial. Adems, puesto que muchos de stos son lazos fuertes, la confianza obligada es inherente. Todos estos lazos fuertes han influido en las mujeres latinoamericanas de la muestra, a avanzar en su educacin y mejorar en su ocupacin.

Equilibrando los lazos de apoyo social con los que promueven el ascenso social

La capacidad para equilibrar la influencia ejercida por sus redes de apoyo social con sus redes de ascenso social en ciernes, es otro factor importante en el desarrollo de lazos facilitadores de la movilidad social entre las encuestadas del estudio. A travs de una combinacin de modelado y apoyo especfico, los miembros de la familia ayudan a las mujeres que cuentan con heterogeneidad en su familia extensa a salir adelante. La hermana y el novio de Camila son miembros activos en su red de apoyo, y refuerzan su carrera y su deseo de estudiar. Camila tambin recibe nimos de sus compaeras de trabajo en el banco, que se oponen a las opiniones negativas expresadas por sus amigos. Cuando se le preguntaba por las reacciones a su decisin de ir a la universidad, comentaba:

Tania [una antigua compaera de clase que tambin era madre soltera y viva en un piso de proteccin oficial] deca Uff, tiene que ser muy duro. Ella no poda entender por qu me interesaba. En el trabajo [en el banco] no me dijeron ms que cosas positivas todos se alegran por m Un [compaero de trabajo] se pregunta porqu estoy cursando una diplomatura en un colegio comunitario[13] , y queran que me trasladara a uno normal. Empec a enterarme de eso, y puede que merezca la pena. Ya ver.

Aunque la madre de Marta apoya su pretensin de movilidad, Marta sabe que los miembros de la familia extensa se echaran atrs a la hora de prestarle apoyo. En este caso, la confianza obligada sirve como una herramienta de control social que ahoga el empeo de Marta, en lugar de estimularlo (Portes & Sensenbrenner, 1993; Portes, 1998):

Tener estudios me preocupara a m pero a nadie ms estaran celosos y no me hablaran ms. [Mi familia materna] son gente celosa ni mi madre ni yo podemos tener nada mejor que ellos, porque son tan celosos Ufff no me ayudaran diran pero quin te crees que eres? diran que pienso que soy demasiado buena para ellos. Parece que puedo verlos estaran tan celosos y empezaran a hablar a mis espaldas diciendo tonteras. No, no no me ayudaran.

Otras encuestadas expresaban su inquietud en el caso de proponerse un alejamiento de sus redes de apoyo. Marcela coment que podra ganar ms trasladndose a un supermercado lejos de la zona desfavorecida. Sin embargo, dada su falta de confianza en su capacidad para hablar ingls, irse a otro sitio y abandonar su red de apoyo en el trabajo era demasiado riesgo. Casualmente, hacerse amiga de una mujer que iba a la universidad le anim a dejar su trabajo y aceptar un puesto de cajera a tiempo parcial, con el tiempo necesario para estudiar ingls. En un par de meses empez a hablar ingls en nuestras entrevistas. Marcela consigui un trabajo como ayudante del director de un almacn de ropa en un buen barrio de habla inglesa, siguiendo su camino de movilidad gradual. Marcela reconoce el estmulo que le proporcion su amiga de la universidad. Tambin cree que su anterior trabajo le prepar para saber cmo relacionarte con la gente y conseguir el auto-control que necesitas para salir adelante.

Otro caso en el que tomar decisiones conscientes sobre la red de apoyo y las redes que facilitan el ascenso es el de Eliana, que reconoce y valora que algunos de sus amigos aportaron a su vida cosas para mejorarla. Es el caso de ir en coche con Isabel, sabes? Me acostumbr a ir a cualquier sitio Montarse en el coche y venga Antes, nunca fui lejos en coche, ahora voy a sitios. Ahora no hay lmites en adonde puedo ir. Tener una madre que ayuda a todo el mundo pero que no es correspondida, y muchos amigos en la escuela secundaria que no iban a ninguna parte hizo que Eliana sintiera que tena que rodearme de gente que fuera a alguna parte. Tena que elegir, sabes? No me puedo quedar atrs. Marilyn tambin es un modelo y un apoyo para las ambiciones de Eliana de salir adelante. Marilyn es la prima de Eliana y siempre han sido ntimas. Hace unos aos Marilyn dej Boston y fue a la Universidad de Nueva York.

Por eso iba a Nueva York cada fin de semana es mi modelo, mi chica sabe lo que tiene que hacer sabes? Todo el mundo pensaba que no iba a hacerlo, pero est haciendo lo que quiere y lo est consiguiendo para s misma Se ha graduado en un master en gestin organizacional. Estoy tan contenta por ella. Lo ha conseguido!

Eliana ha aprendido de la experiencia y eso le ha hecho ser consciente sobre las relaciones sociales, y cmo las mismas pueden ser un instrumento para salir adelante en la vida. Tener lazos socialmente mviles ha ampliado sus horizontes, y le ha hecho sentir que ella puede hacer lo mismo. Por eso quiero ir a la Universidad de Nueva York, sabes?. La heterogeneidad en las redes de apoyo social de Camila y de Eliana le ha ayudado a ambas a impulsar a muchos otros en sus redes de apoyo social. Ambas viven en familias que les apoyan y que no les cargan de un modo desproporcionado que les impida aprovechar otras oportunidades disponibles. Sin embargo, de acuerdo con la literatura, muchas de las mujeres tenan obligaciones familiares que afectaron a su capacidad para salir adelante (Dobson, 1999).

Obligaciones familiares

Una parte del esfuerzo para equilibrar los lazos de apoyo con los que facilitan el ascenso se da en la forma de obligaciones familiares, que ejercen un tipo de presin por cumplir con el deber que es difcil de evitar para algunas mujeres. Debido a la maternidad, todas las mujeres menos dos tenan obligaciones familiares que afectaban a su capacidad para salir adelante, reduciendo sus oportunidades para ampliar las redes sociales con lazos que faciliten el ascenso. La maternidad temprana sin apoyo de la familia impidi a Mireya, Yolanda y Jenny terminar la secundaria. Yolanda, que tiene cinco hijos, y Jenny, que tiene dos, no han trabajado mucho fuera de casa, como Lorena, que est criando seis nios. Vivir en pisos de proteccin oficial y no trabajar fuera de casa limita sus relaciones a personas en circunstancias similares. De hecho, ninguna de ellas tiene lazos de apoyo aparte de su marido o su novio. Por el contrario, y aunque tienen nios, Lisa, Camila, Nina y Julia han sido capaces de continuar sus estudios y seguir con sus esfuerzos para salir de la pobreza. Han hecho eso con el apoyo de la familia y de instituciones que, combinadas con la motivacin personal, les han permitido superar los estudios secundarios.

Nina juega un papel en su familia que la mantiene muy ocupada, y que inicialmente la alej de sus estudios. Como principal fuente de apoyo emocional e instrumental de su madre, que est muy deprimida, de su padre, que es drogodependiente, de su hermano ms pequeo, que tiene problemas con la justicia, y de su primo, que va de la mano con perdedores, Nina se vio obligada a dejar sus estudios -despus de dos aos- para centrarse en su familia, su hija y el trabajo.

Me estaban empujando en muchas direcciones... No poda con todo eso, sabes? Entonces naci Naomi y ya fue demasiado. Saba que no era lo correcto, pero sent que no tena eleccin. Tena que ponerlo todo bajo control, y despus ver el tema de los estudios. Pero ahora me estoy cansando realmente del trabajo, y s que no puedo ir ms lejos sin estudios soy ms lista que ellos, ms lista que mis jefes, pero no me van a dejar progresar. As que lo que tengo que hacer es irme de all, pero no puedo ir a ningn sitio hasta que no tenga ms estudios.

Un ao despus, Amelia, amiga ntima de Nina, que tambin vive en un piso de proteccin oficial, se licenci en el Emerson College, y Nina le organiz una fiesta. Seis amigas que haban ido juntas al instituto acabaron maravillndose de que Amelia consiguiera terminar sus estudios como madre soltera, y trabajando a tiempo completo. Nina considera que Amelia le empuj a establecer lmites con su familia, lo que se vio facilitado por una mejora general de su situacin que le permiti a ella reducir su responsabilidad. Tena que empezar a pensar en m misma. Vi a Amelia y estaba tan orgullosa de ella. Tira adelante con su hijo y su madre, que vive con ella, y trabaja realmente duro... estbamos tan orgullosos de ella (aumentando el tono de su voz). Nina retom sus estudios, aunque mi madre no puede comprender que tengo un nio. Ella no es capaz de aceptar que no tengo a un hombre y que quiero prepararme primero. La madre de Nina preferira ver a su hija casada en lugar de poner sus energas en continuar con sus estudios, pensando en que continuar con los estudios le hara menos atractiva para los hombres. Esta relacin madre-hija representa la distancia cultural entre generaciones que existe en algunas familias inmigrantes [14].

Stack y Burton (1993) llaman a estas dinmicas kinscription[15] , juegos de poder entre miembros de la familia para reclutar a individuos que hagan el trabajo de apoyo familiar, incluso si ello impide o inhibe las ambiciones y metas personales de dichos individuos. El intento de Nina de subir la escalera social ampliando su educacin disminuira el nivel de apoyo que puede proporcionar a su madre y el resto de la familia, as como el contenido de intercambio en sus relaciones. Este tipo de transicin no es fcil para la madre de Nina, que tiene que arreglrselas con su propia enfermedad mental y con el hermano de Nina ella sola. As, Nina sigue siendo vulnerable a la presin que ejercen sobre ella para que limite sus aspiraciones educativas y siga ayudando a la familia. El temor por lo que Boissevain (1974, pg. 89) describe como un drstico reordenamiento de las relaciones sociales de la persona que queda atrs, complica y limita las oportunidades de Nina para la movilidad socio-econmica. En cualquier caso, Nina ha prevalecido estableciendo lmites en la red de apoyo que la agota, obteniendo motivacin de los lazos de apoyo que actan como modelos de rol, y est avanzando en su educacin.

Sin embargo, no todas las mujeres tienen acceso a modelos de rol, o la capacidad de establecer lmites en sus redes de apoyo para aprovechar las oportunidades con las que prosperar. Como sugieren los resultados, hay factores individuales que juegan un papel fundamental en las mujeres que parecen capaces de actuar del mejor modo para aprovechar sus oportunidades. Ms all del apoyo familiar y de los lazos heterogneos, un sentido de agencia individual orientado al progreso estaba en juego. Lo que sigue son algunos de los ejemplos que estas mujeres me dieron de gente y acontecimientos que las marcaron de acuerdo con el desarrollo de un sentido de agencia orientado al progreso. Nina atribuye a su abuela la puesta en marcha de la creencia de que poda y necesitaba lograr algo individualmente.

Ella es tan increblemente fuerte es la persona ms importante en mi vida. Le echo mucho de menos me dio tal sentido de amor y apoyo, sabes? Pero tambin puso expectativas en m, expectativas que yo me senta obligada a cumplir. Ella esperaba que consiguiera una educacin y que fuera independiente es alucinante Silvia, sabes? Su propia hija parece no entenderlo. Ella piensa que estar casada es ms importante. Ja, ja yo comprendo a mi abuela muy bien, y lo que quera era que yo consiguiera mi independencia y eso incluye las relaciones con los hombres Se espera que yo llegue ah, sabes? Voy a llegar ah.

Lisa habl largo y tendido de criarse en un ambiente donde todo lo que se esperaba de ella era que encontrara un marido que la apoyase. Lisa saba que no poda ajustarse a dichas expectativas siendo homosexual. Su hermano, que sali del armario, fue seguidamente apartado por la familia y termin muriendo solo y alcoholizado. Lisa desarroll sus propias expectativas y saba que necesitaba abandonar Nicaragua para conseguirlo. Soy la nica en la familia con estudios, la nica la nica que no trabaja en un restaurante la nica que no est casada. Sabes que soy la nica que no estoy siendo maltratada en casa? la nica. Sabes, Silvia, ese es el motivo por el que me fui, por el que he luchado tanto, tanto[16] , por el que he hecho lo que tengo que hacer para conseguir mis estudios.

Mientras que ser diferente a la norma le dio a Lisa la motivacin para irse y tener estudios, en el caso de Camila una trabajadora comunitaria fue clave para ensearle que poda prosperar. La Hermana Madeline trabajaba en el Centro Labour del Sur de Boston, una organizacin de servicios sociales. La Hermana Madeline ha realizado varios aos de trabajo misionero en Bolivia y era bilinge y bicultural. Por otro lado, haba crecido en los proyectos de vivienda de Charleston que comparta una historia comn con el Sur de Boston, que haba destacado por el orgullo irlands-americano y el antagonismo hacia la integracin. La Hermana Madeline era, por tanto, un puente perfecto entre dos comunidades, lo que se vea adems legitimado por el hecho de ser religiosa. Como la Hermana Madeline me cont al explicarme la necesidad de servicios para los latinoamericanos: no es que necesitemos ms servicios, el Sur de Boston es rico en recursos, Silvia. Lo que hace falta es una forma de conectar a los latinos con estos servicios. Eso es lo que yo hago. Camila hablaba con frecuencia sobre la Hermana Madeline cuando se refera a su infancia en el Sur de Boston.

Ella vendra a casa para informarnos del Da de la Unidad... tambin nos habl de los programas de juguetes para la navidad Ella fue la que me meti en el Club de Jvenes Emprendedores era un club que nos enseaba a producir y vender productos. Aprendimos a hacer joyas, e hicimos un viaje a Nueva York para comprar los materiales. Fue realmente imponente. Luego volvimos y vendimos las joyas en una zona comercial.

Camila considera que esta experiencia me ense cmo se hacen negocios y cmo yo poda iniciar algo y llevarlo a la prctica obteniendo la informacin necesaria, sabes? Es como la gente conocer a la gente adecuada eso es lo que ayuda a conseguir lo que necesitas. Me ense que puedo hacer lo que se me pase por la cabeza.

Hasta ahora hemos visto cmo un miembro significativo de la familia, una identidad de gnero que cerrara definitivamente puertas, y el acceso a una trabajadora comunitaria que actuaba como puente (facilitando experiencias capacitadoras a los jvenes), proporcionaron a Camila, Nina y Lisa la fuerza motivadora que las empuj a prosperar. Todo ello fue mencionado durante las entrevistas, y a travs de los componentes longitudinales de mi trabajo aument en validez. Lo siguiente es una discusin de la narrativa de inmigracin, que mostr ser otra variable significativa en los contactos longitudinales de la investigacin, con mujeres motivadas para prosperar, y que estuvo presente en muchas mujeres de la muestra.

Narrativa de inmigracin

Esperaba a Camila un sbado por la maana. Estaba fuera con su padre haciendo la compra. Me sent en uno de los sofs del saln, que estaba cubierto de plstico. Haba una mesa al lado, entre los dos sofs, y un mdulo de entretenimiento, con una televisin y un video. Por encima haba varias fotos de la familia: Miranda cuando nia, Camila y su hermana al terminar los estudios, el da de la boda de sus hermanas, y otros momentos memorables. El hermano de Camila me haba abierto la puerta y me dej entrar cuando se iba. Haba pasado all bastante tiempo como para que toda la familia me tratara de un modo muy familiar. Lleg Camila y, despus de soltar las cosas y traernos un vaso de zumo, se sent conmigo a hablar. Le pregunt a Camila sobre la forma en la que su familia reaccionaba ante los problemas, y si se los contaban a los nios.

Qu te decan sobre el hecho de no tener dinero? Bueno, me decan, no tienes que pasar por esto, tienes que trabajar duro para prosperar en la vida, ese es el motivo porque el vinimos a los Estados Unidos, para que tuvieras estudios, y tu propia casa, y un coche, y todo lo que desees Estoy aqu, sabes?... para tirar de vosotros hacia delante, porque yo ya soy vieja y no puedo hacer nada y bla, bla, bla (bajando su voz, continu) slo porque eres viejo no es un motivo eso pasaba por mi cabeza, deca conteniendo la risa. Ella fue a la escuela, al colegio comunitario Roxbury[17]  para aprender ingls y tal.

En medio de la conversacin, Camila empez a explicar la narrativa de la inmigracin. Escuch esto con mucha frecuencia durante mi investigacin y mi experiencia profesional con inmigrantes. Luchamos para venir a este pas para tener un mejor futuro. En el mejor de los casos, esta narrativa es muy poderosa, se convierte en un mito que incluye esfuerzo, sacrificio, oportunidad, motivacin, integracin en la sociedad y movilidad econmica. El mito tambin remite a la heterogeneidad en las relaciones sociales, puesto que la movilidad requiere del acceso a nuevos contactos sociales. Fueron precisamente las mujeres que ms veces recurrieron a esta narrativa las que cuentan tambin con relaciones heterogneas. En el peor de los casos, es una narrativa que ofrece un medio para informar y mantener la perspectiva de progreso (Kibria, 2002). Estos hallazgos son consistentes con la literatura sobre el ascenso social de los inmigrantes. Waters (2001) observ que era una variable vigente en el progreso de los inmigrantes de las Indias Occidentales, Ogbu (1978) hall que era una variable explicativa al comparar el logro acadmico de inmigrantes y afro-americanos, y Kibria (2002) lo incluy como un factor en su investigacin con inmigrantes vietnamitas. Adems de Camila, varias mujeres latinoamericanas de segunda generacin de la muestra hacan relatos similares cuando se les preguntaba por su motivacin personal o por las relaciones con la familia, o al justificar su comportamiento. Una variacin de esta narrativa, luch para venir a este pas para tener una vida mejor, fue mencionado por Eva y Lisa, que vinieron a los Estados Unidos solas y que estuvieron en situacin irregular durante mucho tiempo. Otra divergencia en la narracin de la inmigracin, el doble marco de referencia (Waldinger & Der-Martirosan, 2001, Ogbu, 1978) tambin est presente en la primera generacin de mujeres inmigrantes, que describen con frecuencia su situacin actual en comparacin con cmo habra sido en sus lugares de origen. Un ejemplo de ello es Eva, que hablaba de familiares que acababan de llegar de El Salvador:

Me miran y dicen, Eva ests tan lejos de lo que eras en El Salvador. Si tu madre pudiese verte estara tan orgullosa. Piensa en cmo sera tu vida si hubieras permanecido all. No saben lo bien que me hacen sentir, sabes Silvia? Me hace mirar atrs y valorar cmo me van las cosas aqu.

Finalmente, hubo otras tres mujeres de primera generacin, Josefa, Martina y Mara, que trajeron a colacin dicha narrativa al hablar de qu esperaban de sus hijos. Para estas mujeres sus aspiraciones de movilidad van ms all de ellas mismas. Josefa, Mara y Martina comparten los valores culturales tradicionales latinoamericanos que le dan un gran valor a la maternidad, y esto proyecta su sentido de agencia orientada al progreso en asegurarse de que sus hijos prosperen. A estas tres mujeres les ha ido muy bien, y tienen estudios y trabajo. Sin embargo, como Martina expone recurriendo a la narrativa de la inmigracin, Sabes Silvia, toda mi preocupacin ahora, toda mi atencin est en darle a mis hijos lo que necesiten. Para que tengan la oportunidad de ir ms all que mi marido y yo en este pas. Nadie es ms explcita sobre su papel en la familia que Josefa, que nunca perda la oportunidad de decirme bueno Silvia, t me conoces, sabes de qu voy toda la familia est aqu y es todo lo que necesito. Estoy al servicio de mis hijos eso es lo primero.

Josefa elige sus relaciones segn si comparten sus mismos valores sobre la maternidad y la atencin preferente a los hijos. Josefa y Mara eligieron su empleo conforme a un horario que les permitiera estar disponibles para sus hijos. Por tanto, eligen de forma que puedan estar en casa tanto tiempo como sea posible cuando los nios no estn en la escuela. Como relata Mara, estudi desarrollo infantil porque s que ese tipo de trabajos me permiten estar en casa por las tardes con los nios lo he aprovechado mucho, ahora que me siento mejor y estoy ms segura de cmo mi marido y yo estamos criando a los nios en este pas. He aprendido nuevas formas de disciplina y ahora tengo varias ideas Me hace sentir mejor y con ms control como madre. Martina es una profesional que trabaja a tiempo completo, pero su centro de atencin son los hijos, como se muestra en sus afirmaciones sobre la apariencia de su casa. Mira esto, est un poco desnudo, no? Gasto en muebles tan poco como sea posible. Tenemos lo que nos hace falta y eso es as porque estoy ahorrando para el futuro. Eso es mucho ms importante que tener la ltima televisin y otras cosas No veo la necesidad de todo eso. Adems, las tres mujeres tienen maridos que les ayudan mucho, que echan una mano en el hogar y en el cuidado de sus hijos. En ese sentido, estos maridos trabajan en colaboracin con sus esposas para que la familia funcione tan bien como sea posible, de modo que sus hijos prosperen. Sus estrategias de bsqueda de recursos giran en torno a lo que sus hijos necesitan. Esto dice Mara cuando se le pregunta si le preocupa algo sobre el futuro y sus hijos:

La economa... y que yo y mi marido podamos mantenerlos. Nunca tuve a nadie que me ayudara a estudiar. Pero yo quiero que mi marido y yo tengamos algo en el futuro con lo que ayudarlos. Algunas veces me preocupo por nuestros empleos, que podamos perderlos, o un accidente o una enfermedad, y eso me aterra. Ese es mi mayor temor, que yo no pueda mantener a mis hijos de forma que ellos puedan llegar a la universidad con una buena base para que puedan valerse por s mismos. Hemos hablado de esto y estamos intentando asegurar tanto como sea posible nuestra situacin para que puedan prepararse para la universidad. Por eso hemos comprado una casa y tierra en Puerto Rico. Tenemos que ver qu ms podemos hacer para que tengan ms oportunidades de las que nosotros jams tuvimos.

En resumen, Marcela, Mara, Josefa, Lisa, Martina, Camila, Eliana, Nina, Eva, Solana y Julia estn, de un modo o de otro, y en diferente grado, progresando econmica, social y emocionalmente. Todas estas mujeres trabajan, tienen un sentido de agencia orientada al progreso, cuentan con el soporte de sus lazos de apoyo social, disponen de acceso a redes heterogneas y a puentes que de algn modo han llegado a ellas, a la vez que tienen la narrativa de la inmigracin resonando en su cabeza. Todos estos factores se unen para proporcionar a las mujeres las herramientas necesarias con las que progresar en su puesto de trabajo y en sus estudios. El hecho de encontrar que la mayora de la muestra (11 de 19) cuenta con esos factores en su vida es una sorpresa inesperada, teniendo en cuenta la literatura sobre las zonas donde se concentra la pobreza. Sin embargo, es importante destacar dos factores: esta investigacin tuvo lugar durante un perodo de expansin econmica donde hubo empleos disponibles para trabajadores de bajos ingresos. Eso significa que cuando las mujeres pusieron en prctica su propsito de mejorar, encontraron oportunidades en las que acomodarse. El segundo factor se relaciona con la narrativa de inmigracin, pues las normas y valores culturales que se centran en la solidaridad familiar y en las perspectivas positivas sobre el futuro se ven renovadas y revitalizadas con la llegada constante de nuevos inmigrantes. En contraste, gran parte de la investigacin sobre la pobreza urbana se ha basado en afro-americanos y muchos sugieren que las generaciones sucesivas de marginacin y pobreza han mutilado las redes tupidamente tejidas de los afro-americanos, y han aislado a los miembros familiares entre s (Rochelle, 1997, Domnguez & Watkins, 2003). Estos resultados dan credibilidad a la idea de que los inmigrantes no se ajustan a la visin convencional de la pobreza urbana, que se ha ido conformando en gran medida con estudios basados en afro-americanos.

No todas las mujeres de la muestra se benefician de los factores antes descritos. Como resultado, las mujeres inmigrantes de primera generacin, Rita, Yolanda, Lorena y Gloria, y las de segunda generacin, Mireya, Marta, Jenny y Paula, estn estancadas en las dinmicas que llevan a la situacin de pobreza. Ahora me centro en los factores que evitan la formacin y puesta en prctica de las redes de movilidad. Estos factores, que se ilustran en el segundo grfico, no se reducen al hecho de que sus opciones estn limitadas por las obligaciones que tienen como madres, sugiriendo que determinadas dinmicas patriarcales son el factor ms importante del estancamiento de la mujer en situacin de pobreza, seguido por cuestiones de salud mental, la homosexualidad y ser inmigrante de segunda generacin residente en pisos de proteccin oficial.

Lo que me hizo huir con mi marido fue mi padre. No podamos tener amigos. No podamos llevar amigos. As que cuando mis dems hermanas no queran hacer sus faenas me convert en la esclava de mi casa. Me llev una buena azotaina por cuenta de mis hermanas porque ellas se vestan y yo no poda ni salir, porque tena que quedarme en casa y limpiar, cocinar y poner la mesa mientras que las dems estaban sentadas sin hacer nada. Yo era como la criada de mi casa. Por eso me senta como si me estuviera ahogando. Conoc a Carlos (mi marido) cuando bamos a la escuela, y lo que estaba pasando en casa me empuj a huir con l. Y me fui con l y con su familia bueno, los primeros das estuvo bien, pero despus empezaron a hablar de m, que yo era perezosa. Como su madre trabajaba vendiendo perritos calientes en Puerto Rico y todos abandonaban la casa, yo era la que me quedaba limpiando.

Como explica Yolanda, se sinti sola y maltratada por su padre. Escap de esta situacin injusta huyendo con Carlos, con el que ha estado desde entonces. Yolanda pas a la familia de Carlos, donde se repiti el patrn de maltrato que haba experimentado con su padre. Carlos ha seguido maltratando a Yolanda, controlando su comportamiento, y su familia no deja de cotillear para controlar y devaluar a Yolanda. La historia de Yolanda recuerda a las de Jenny, Lorena y Marta. Son mujeres que tuvieron hijos siendo adolescentes, carecan de estudios, formacin o motivacin, dependan de ayudas sociales, y sus hijos tenan diversos problemas de desarrollo que conducan a pobres resultados. Estas mujeres tenan una situacin econmica similar a la de Camila, Julia y Nina, que tambin fueron madres adolescentes, pero les est yendo bastante peor.

En una de las discusiones con Linda Burton, que diriga la etnografa familiar en el Estudio de las Tres Ciudades, mencion lo bien que le iba a Camila. Linda me pregunt si haba pensado qu le haba dado ese estimulante sentido de agencia personal. Cuando empec a hacer preguntas para intentar obtener esa informacin, empec a utilizar la misma lgica para buscar explicaciones que pudiesen dar cuenta de los bajos niveles de comportamiento pro-activo (y de la agencia de corto-alcance) que tambin habamos observado.

Visit a Marta cuando llevbamos varios meses de estudio, y discutimos los rituales familiares. Por primera vez me di cuenta de que los hermanos de Marta haban estado ausentes de muchas de las reuniones familiares porque estaban en prisin. Marta me haba contado antes que su padre pegaba a su madre y a sus hijos. A la hermana mayor de Marta le haba pegado tambin su marido, y el maltrato fue tan grave que la madre de Marta tuvo que quedarse con sus hijos en custodia. Cuando sigui la conversacin, la madre y la hermana de Marta se sumaron a la discusin. Marta comentaba que las cosas eran muy difciles aqu porque mi padre era muy estricto, y lo que l quera y cuando lo quera eran la nica alternativa. Su madre sali de detrs y dijo, si era tu cumpleaos y planebamos una fiesta, l decida si la fiesta se haca o no. l decidira arbitrariamente, incluso si la gente ya haba llegado. Slo tenan que irse a casa. La hermana de Marta aadi: hacamos lo que el quera, porque de lo contrario haba muchos problemas. El padre de Marta era un alcohlico que mandaba en la casa a base de violencia. Ejerca un fuerte control sobre la familia y el hogar, hasta que la madre de Marta consigui que se fuera de casa. Marta tena 13 aos entonces, y en un ao se haba quedado embarazada y sus hermanos se metieron en problemas con la justicia. Cuando Marta tena 16 aos, todas las hermanas haban tenido hijos, y todos los hermanos estaban entre rejas. El control arbitrario y violento del padre de Marta desapareci y todos los chicos se perdieron en las calles y se metieron en problemas.

La entrevista sobre Rituales Familiares fue enormemente informativa. Me llev a cuestionarme en qu medida la pobreza de las mujeres se relacionaba con el trauma que haban sufrido con los hombres a los que queran. Marta y su familia no parecan reflexionar mucho en lo que les pasaba. Sin embargo, cuando se puso a hablar del comportamiento arbitrario de su marido, su voz temblaba un poco. Es una familia que ha sufrido mucho, y que est a la defensiva. Marta acab siendo maltratada por su novio, que la dej embarazada a los 13, y de nuevo a los 16, pero que la engaaba con las amigas de Marta y con muchas otras. Desgraciadamente, aunque las oportunidades vitales de Marta y sus parientes ya se han visto reducidas, su actitud defensiva y su falta de reflexin mantendrn el trauma y las dinmicas que reducirn an ms sus oportunidades. Jenny y Lorena tienen historias similares de padres arbitrarios y controladores, que los maltrataron en casa y que hicieron que les fuese mal en la escuela, se comprometieron con hombres muy pronto y se quedaron embarazadas, dejaron la escuela y tuvieron una pobre historia laboral (si es que tuvieron alguna). En ese sentido, los padres de estas familias redujeron enormemente las oportunidades vitales de estas cuatro mujeres.

De las cuatro mujeres, slo Marta tiene una historia de empleo consistente. Marta es muy guapa y completamente bilinge, y estas cualidades le han abierto muchas puertas. Marta empez a manejarse con el dinero en la secundaria, cuando trabajaba como cajera en un par de almacenes de ropa del Este de Boston. Me encantaban esos trabajos sola llevar un balance perfecto a la hora de hacer caja. Despus de terminar la enseanza secundaria, empez a trabajar en el aeropuerto de Logan en un establecimiento de cambio de moneda. Marta se enter del trabajo a travs de su amiga Rosala, que era la madrina de uno de los hijos de Marta. Rosala viva en el mismo complejo de viviendas protegidas, y era madre soltera del sobrino de Marta. Aunque la relacin se haba enfriado mucho despus de que Rosala se comprometiera con el hermano de Marta, en el momento de informarla sobre el empleo eran ntimas. En este caso, Marta obtuvo ayuda para encontrar empleo de un lazo fuerte, con oportunidades de mejora en un ambiente heterogneo. En los tres aos que dur el estudio, Marta trabaj en otras dos instituciones financieras en el centro de Boston, como cajera. Estas oportunidades le proporcionaron a Marta un buen salario (entre los ms altos de la muestra) y prestaciones sociales. Marta se enter de estos puestos a travs de lazos dbiles, la cuada de la compaera de trabajo de mi madre, y ambos trabajos le pusieron en contacto con diversidad de gente, muchos de los cuales eran profesionales. De un modo similar al empleo de Camila en una institucin financiera, estos empleos ofrecen oportunidades de promocin. Sin embargo, Marta dej sus trabajos de forma sistemtica cuando haba empezado a hacer amigos y tena posibilidades de mejorar. Lo siguiente es un extracto de algunas de mis notas de campo sobre el tema.

Marta teme que la gente se acerque. Este temor tambin se manifiesta en su comportamiento laboral. Deja los trabajos despus de cuatro meses, justo cuando est empezando a desarrollar relaciones y ve que no la echarn. Es importante sealar que estas oportunidades de trabajo se dan en sectores donde la movilidad es posible. En lugar de arriesgarse a establecer relaciones y a la posibilidad de que la echen, sabotea haciendo algo por lo que la expulsarn del trabajo, como no ir. Sufri siendo nia y adolescente y le llevar mucho tiempo procesar esto, puesto que no acepta que sea un tema que requiere solucin. Sera la ltima persona en ir a un centro de ayuda psicolgica, aunque lo necesite. Si alguna vez solicita ayuda psicolgica, tardar mucho en encontrar alguien que vea ms all de su rudeza y persista en ayudarla. El mundo de la salud mental no sabe bien cmo tratar a la gente pobre y enfadada.

Reitero que los hombres han ejercido una influencia tremendamente negativa en las vidas de varias de las mujeres de la muestra. Esto es consistente con los estudios de Dietrich (1998) y Dodson (1999) sobre mujeres de bajos ingresos, cuyas oportunidades educativas (y otras) fueron coartadas por sus novios y esposos. Desafortunadamente, los padres autoritarios y controladores en las familias de Yolanda, Lorena, Marta y Jenny tienen consecuencias que se extienden ms all de la generacin de sus hijas. Las cuatro mujeres tienen nios que han crecido sin la estimulacin necesaria para un desarrollo adecuado, y con problemas fsicos resultantes de una dieta pobre. Un ejemplo es el caso de Pedro, el hijo de Marta. Cuando tena cuatro aos, tuvieron que quitarle los dientes incisivos por la infeccin resultante de haberle dado habitualmente biberones llenos de Coca Cola. Ninguno de los nios de esta parte de la muestra tuvo educacin pre-escolar, con lo que no tenan la preparacin necesaria para ir a la escuela. Como consecuencia, varios han repetido curso y la hija mayor de Yolanda ha abandonado la escuela despus de tener un nio. En resumen, estas dinmicas de gnero tienen consecuencias intergeneracionales reduciendo las oportunidades vitales de las hijas, y a su vez las de los hijos de stas. En este caso, estos hombres han perpetuado la pobreza en sus familias, limitando sus redes sociales a lazos homogneos y agotadores, y promoviendo un sentido de agencia orientado al estancamiento a travs de generaciones.

Hay otros tres factores detrs de los estancados niveles de agencia que parecen coartar la movilidad social y reproducir la pobreza. En consonancia con el papel que el trauma juega en la familia de Marta, se sabe que la salud mental es una causa de pobreza. Sin embargo, slo Rita ha sido diagnosticada de una enfermedad que permite reconocerla como discapacitada. Es probable que Rita siga dependiendo de su pensin por discapacidad y del piso de proteccin oficial como nico medio de subsistencia. Otras dos condiciones que parecen perpetuar la falta de movilidad social son la supervivencia en circunstancias permanentes de crisis y ser de segunda generacin en un piso de proteccin oficial.

Durante mi participacin en el Estudio de las Polticas de Bienestar Social, la Niez y las Familias en Tres Ciudades, nos llambamos por telfono. Un da, uno de los investigadores principales pregunt si estbamos siguiendo alguna familia que pudiese describirse como familia tipo-crisis. Aunque en ese momento no poda definir ninguna de las familias de esa forma, la pregunta sigui conmigo. Con el tiempo llegu a ver a Paula como un ejemplo de agencia en crisis permanente. Cada vez que contactaba con Paula para fijar una cita deca tengo mucho que contarte, Silvia. Desde el primer minuto en que entraba en su casa, me hablaba sin parar, contndome las batallas, llamadas de telfono, visitas a organismos, etctera, que haba tenido que hacer cada da. Paula estaba siempre enfrentando algn tipo de reto, ya fuera para su supervivencia diaria o cualquier otra cosa. Era frecuente que se le pasaran los plazos de renovacin o de certificados de las ayudas sociales, con lo que tena que apresurarse para que se reanudaran las ayudas[18] . Una vez su madre le compr una agenda para que pudiera apuntar el nombre y los nmeros de la gente, y para anotar las prximas citas. Funcion por un tiempo, pero luego pareci desaparecer. Adems, Paula contaba con la ayuda de Maribel, una trabajadora social de zona. Maribel no slo ayudaba a Paula a recuperar sus prestaciones sino que era tambin la fuente de informacin sobre empleos para Paula y su novio. Maribel era una madre soltera latinoamericana que estaba yendo a la universidad, y que viva en un piso de proteccin oficial. As que serva de modelo y de puente para muchas de las mujeres de la zona. Pero incluso con la ayuda de Maribel, Paula mantena una existencia centrada en las crisis. Un da, yo estaba sentada en su salita hablando con su madre, esperando a Paula, y su madre dijo: Sabes que Paula trabaja muy duro. Ha estado trabajando como loca. Empec a preguntarle si tena un nuevo empleo, cuando ella continu, yendo y viniendo corriendo detrs de la gente. Eso la mantiene ocupada todo el da. Paula pareca divertirse estando tan ocupada, y le gustaba que yo llevase un recuento de todo eso. Eso legitimaba su vida cotidiana, y era una reminiscencia de su espiral descendente desde una infancia de clase media hasta la pobreza de adulto. Paula no era la nica con este tipo de agencia. Lorena y Yolanda tambin la mostraron, aunque en bastante menor medida. En cualquier caso la agencia de crisis permanente era incompatible con el progreso personal, puesto que esto ocupaba la mayor parte de la vida de estas mujeres.

Finalmente, teniendo en cuenta el alto coste del alquiler en Boston, es sorprendente que Camila, Solana, Eliana y Julia pudiesen mudarse de los pisos de proteccin oficial a un rea de viviendas comercial. Durante mi estudio, habl con muchos residentes que me contaron su temor a perder su idoneidad para las viviendas de proteccin oficial. Esta preocupacin hace que muchos residentes eviten las oportunidades de aumentar los ingresos, para que no suban los precios de su renta. Esta renuencia a vivir sin casa subvencionada es peor para aquellas mujeres de segunda generacin que tienen viviendas pblicas, tales como Mireya, Marta, Paula y Lorena. Las cuatro se criaron en pisos de proteccin oficial, y sus padres vivan tambin en barrios con concentracin de viviendas de proteccin oficial. Mireya, Marta, Paula y Lorena no se ven a s mismas sin una vivienda subvencionada y esto refuerza su sentido de estancamiento.

Conclusin

Este debate destaca la importancia de la narrativa de inmigracin, y de redes de apoyo heterogneas en el desarrollo del ascenso social. Para Camila, Marcela, Eliana, Solana, Eva, Lisa y Nina las variaciones de clase en las redes de apoyo social se convierten en un aspecto importante del aprendizaje de las mujeres, necesario para la movilidad. La exposicin a miembros de diferentes clases sociales puede hacer de puente, no slo estimulando a las mujeres a continuar con sus estudios, sino dando tambin consejos concretos de cmo hacerlo. La narrativa de inmigracin que pasa por su mente les ayuda a plantearse metas, ganar en motivacin y buscar oportunidades que refuercen en ellas un nivel de agencia orientado al progreso. Por el contrario, como vemos en el caso de Marta, Yolanda, Lorena, Jenny y Marcela, hombres autoritarios, que las maltratan, pueden tener efectos tremendamente perjudiciales en las familias durante generaciones. Las redes de apoyo social que son agotadoras, no recprocas, limitadas y/u homogneas no estimulan (y a veces evitan) que las mujeres aprovechen sus oportunidades. Estos elementos refuerzan un nivel de agencia estancado, que a su vez perpeta la pobreza.

Por ltimo, la heterogeneidad y la homogeneidad en las relaciones sociales de las mujeres de la muestra result ser la variable ms significativa en el progreso personal o el mantenimiento en la situacin de pobreza. Aunque en consonancia con la literatura, hay otros dos aspectos que merece la pena discutir para aclarar en mayor grado las dinmicas que hay detrs de las redes sociales que facilitan la movilidad: los lazos dbiles no son suficientes, y los puentes juegan el papel ms destacado. Tener la oportunidad de ver el desarrollo de las relaciones sociales en proceso, y ver las historias aparecer repetidamente, permitiendo una mayor especificacin posterior, fueron aspectos muy positivos de la utilizacin de una metodologa etnogrfica en el estudio de las redes sociales. Encuestas o entrevistas cualitativas de una sola aplicacin nunca me habran permitido ver cmo las mujeres negocian su ambiente y sus relaciones sociales. Aunque los lazos dbiles estaban claramente en juego en el logro de oportunidades, parece claro que la heterogeneidad de las redes de apoyo social, un sentido de agencia orientada al progreso y el acceso a vnculos con la voluntad de hacer de puentes, son componentes necesarios de las redes que facilitan la movilidad social en mujeres inmigrantes con bajos ingresos.

Agradecimientos

Esta investigacin se llev a cabo mientras la autora realizaba estudios de doctorado en la Universidad de Boston, y fue posible gracias a las ayudas del Department of Housing and Urban Development, la Woodrow Wilson Foundation, la Eileen Blackey Fellowship, la American Association of University Women y la Missy Carter Dissertation Fellowship. La autora agradece a los investigadores principales del Estudio de las Polticas de Bienestar Social, la Niez y las Familias: Tres Ciudades: Ronald Angel, Linda M. Burton, Lindsay Chase-Lansdale, Andrew Cherlin, Robert Mofitt, and William Julius Wilson; y a los patrocinadores del estudio: The National Institute of Child Health and Human Development; Assistant Secretary for Planning and Evaluation, U.S. Department of Health and Human Services; Social Security Administration; The National Institute of Mental Health; The Boston Foundation; The Annie E. Casey Foundation; The Edna McConnell Clark Foundation; The Henry J. Kaiser Family Foundation; The Lloyd A. Fry Foundation; Hogg Foundation for Mental Health; The Robert Wood Johnson Foundation; The Joyce Foundation; The W. K. Kellogg Foundation; Kronkosky Charitable Foundation; The John D. and Catherine T. MacArthur Foundation; Charles Stewart Mott Foundation; The David and Lucille Packard Foundation; y The Woods Fund of Chicago. Agradezco especialmente a las entrevistadas del estudio su franqueza y sinceridad. Tambin me gustara agradecer a Isidro Maya Jariego, Nazli Kibria, James Quane, Jos Luis Molina y William Julius Wilson sus comentarios sobre versiones previas del artculo. Ninguno de los mencionados personas e instituciones- se hace responsable de los argumentos expuestos en el artculo, ni necesariamente est de acuerdo con los mismos.

Bibliografa

Belle, Deborah (1983). The Impact of Poverty on Social Networks and Supports. In Ties that Bind: Mens and Womens Social Networks, ed. Laura Lein and Marvin B. Sussman. New York: Haworth Press. 1992. Marriage and Family Review 5: 89-103.

Boissevain, Jeremy (1974). Friends of Friends: Networks, Manipulators & Coalitions. Oxford: Basil Blackwell.

Bourdieu, Pierre (1985). The Forms of Capital. In Handbook of Theory and Research for the Sociology of Education, Ed. John G. Richardson, 241-258. New York: Greenwood.

Bourgois Philippe (1995). In Search of Respect: Selling Crack in El Barrio. New York: Cambridge Univ. Press

Briggs, Xavier de Souza (1998). Brown Kids in White Suburbs: Housing Mobility and the Many Faces of Social Capital. Housing Policy Debate. 9(1): 177-221.

Briggs, X. S. (2002). Social Capital and Segregation: Race, Connections, and Inequality in America. Working Paper RWP02-011, Kennedy School of Government, Harvard University.

Burawoy, Michael (1991). Reconstructing Social Theories. In Ethnography Unbound: Power and Resistance in the Modern Metropolis, ed. Michael Burawoy, Alice Burton, Ann A. Ferguson, Kathryn J. Fox, Joshua Gamson, Nadine Gartrell, Leslie Hurst, Charles Kurzman, Leslie Salzinger, Josepha Schiffman and Shiori Ui, 8-27. Berkeley: University of California Press.

Burt, Ronald S. (1987) "Social Contagion and Innovation: Cohesion Versus Structural Equivalence." American Journal of Sociology. 92(6): 1287-1335.

Campbell, Karen E., Peter Marsden, and Jeanne Hurlbert (1986). Social Resources and Socioeconomic Status. Social Networks. 8(1): 97117.

Clark, William A.V. (2001). The Geography of Immigrant Poverty: Selective Evidence of an Immigrant Underclass. In Strangers At The Gates: New Immigrants in Urban America, ed. Roger Waldinger, 159-185. Berkeley: University of California.

Dalaker, Joseph (2000). Poverty in the United States. U.S. Census Bureau, Current Population Reports, Series P60- 214. Washington, DC: US Government Printing Office.

Dietrich, Lisa C. (1998). Chicana Adolescents: Bitches, Hos and Schoolgirls. London: Praeger.

Dodson, Lisa (1999). Dont Call Us Out of Name: The Untold Lives of Women and Girls in Poor America. Boston: Beacon Press.

Domnguez, Silvia and Celeste Watkins (2003).Creating Networks for survival and Mobility: Social Capital among African-American and Latin-American Low-Income Mothers. The Journal of Social Problems. 50 (1) 111-135.

Ebaugh, Helen Rose and Mary Curry (2000). Fictive Kin as Social Capital in New Immigrant Communities. Sociological Perspectives. 43(2): 189-209.

Erickson, Bonnie (2003). Social Networks: The value of Variety. Contexts (2) 1. Winter. Pp. 25-31

Fernndez-Kelly, Maria P. (1995). Social and Cultural Capital in the Urban Ghetto: Implications for Economic Sociology and Immigration. In The Economic Sociology of Immigration: Essays on Networks, Ethnicity, and Entrepreneurship, ed. Alejandro Portes. New York: Russell Sage Foundation.

Fischer, Claude S. (1982). To Dwell Among Friends: Personal Networks in Town and City. Chicago: University of Chicago Press.

Gans Herbert J. (1992). Second-Generation Decline: Scenarios for the Economic and Ethnic Futures of the Post-1965 American Immigrants. Ethnic and Racial Studies 15(2): 173-192.

Granovetter, Mark (1973). The Strength of Weak Ties. American Journal of Sociology. 78(6): 1360-1380.

Granovetter, Mark (1982). The Strength of Weak Ties: A Network Theory Revisited. In Social Structure and Network Analysis, edited by Peter V. Marsden and Nan Lin, 201-233. Beverly. Hills, CA: Sage.

          - (1995). Getting a Job: A Study of Contacts and Careers, 2nd Edition. Chicago: University of Chicago.

Gutirrez, Lorraine M. and Edith A. Lewis (1999). Empowering Women of Color. Columbia University Press; New York.

Hogan, Dennis, David J. Eggebeen, and Clifford C. Clogg (1993). The Structure of Intergenerational Exchanges in American Families. American Journal of Sociology. 98(6): 1428-58.

Hogan Dennis P., Ling-Xin Hao and William. L. Parish (1990). Race Kin Networks and Assistance to Mother-Headed Families. Social Forces. 68:797-812.

Jackson, John L. Harlemworld (2001). Doing Race and Class in Contemporary Black America. Chicago: University of Chicago Press.

Kibria, Nazli (2002). Becoming Asian American: Second Gneration Chinese and Korean American Identities. John Hopkins University Press; Baltimore.

Lin, Nan, Walter M. Ensel and John C. Vaughn (1981). Social Resources and Strength of Ties: Structural Factors in Occupational Status Attainment. American Sociological Review 46 (4): 393-405.

Menjvar, Cecilia (1997). Immigrant Kinship Networks: Vietnamese, Salvadoreans and Mexicans in Comparative Perspective. Journal of Comparative Family Studies 28:1-24.

Menjvar, C. (2000). Fragmented Ties: Salvadoran Immigrant Networks in America. Berkeley: University of California Press.

Nelson, Margaret K. (2000). Single Mothers and Social Support: The Commitment to, and Retreat from Reciprocity. Qualitative Sociology. 23(3): 291-317.

Newman, Katherine (1999). No Shame in My Game: The Working Poor in the Inner City. New York: Knopf and Russell Sage Foundation.

Oliver, Melvin L. (1988). The Urban Black Community as Network: Toward a Social Network Perspective. Sociological Quarterly 29(4):623645.

Ooka, Emi and Barry Wellman (2001). Does Social Capital Pay Off More Within or Between Ethnic Groups? Analyzing Job Searchers in Five Toronto Ethnic Groups. Forthcoming in Inside the Mosaic, ed. by Eric Fong.

Pattillo-McCoy, Mary (1999). Black Picket Fences: Privilege and Peril among the Black Middle Class. Chicago: University of Chicago Press.

Portes, Alejandro (1995). Economic Sociology and the Sociology of Immigration: A Conceptual Overview. In The Economic Sociology of Immigration: Essays on Networks, Ethnicity, and Entrepreneurship, ed. Alejandro Portes, 1-41. New York: Russell Sage Foundation.

Portes, A. (1998). Social Capital: Its Origins and Applications in Modern Sociology. Annual Review of Sociology. 24: 1-24.

Portes Alejandro, and Min Zhou (1993). The New Second Generation: Segmented Assimilation and its Variants. Annals of the American Academy of Political and Social Science. 530:74-96.

Portes Alejandro and Julia Sensenbrenner (1993). Embeddedness and Immigration: Notes on the Social Determinants of Economic Action. American Journal of Sociology. 98:1320-50

Putnam, Robert. D. (1993). The Prosperous Community: Social Capital and Public Life. American Prospect. 4(13): 35-42.

Putnam, R. D. (2000). Bowling Alone: The Collapse and Revival of American Community. New York: Simon & Schuster.

Roschelle, Anne R. (1997). No More Kin: Exploring Race, Class, and Gender in Family Networks. London: Sage.

Sampson, Robert J., Stephen Raudenbush, and Felton Earls (1997). Neighborhoods and Violent Crime: A Multi-Level Study of Collective Efficacy. Science 277: 918-924.

Stack, Carol B. (1974). All Our Kin: Strategies for Survival in a Black Community. New York: Harper and Row.

Stack, Carol and Linda Burton (1993). Kinscripts. Journal of Comparative Family Studies. 24:157-70.

Stoloff, Jennifer A., Jennifer L. Glanville and Elisa J. Bienenstock (1999). Women's Participation in the Labor Force: The Role of Social Networks. Social Networks 21(1):91-108.

Waldinger, Roger and Claudia Der-Martirosan (2001). The Immigrant Niche: Pervasive, Persistent, Diverse. In Strangers At The Gates: New Immigrants in Urban America, ed. Roger Waldinger, 228-271. Berkeley: University of California .

Waters, Mary C. (1994). Ethnic and Racial Identities of Second Generation Black Immigrants in New York City. International Migration Review. 28 (4): 795-820.

Waters, M. C. (2001). Second Generation Assimilation Experiences in a Majority-Minority City. Paper presented at the Host Societies and the Reception of Immigrants Conference at the Weatherhead Center for International Affairs, May 10-12. Cambridge, MA.

Wellman, Barry, and Milena Gulia (1999). The Network Basis of Social Support: A Network Is More than the Sum of Its Ties. In Networks in the Global Village: Life in Contemporary Communities, ed. Barry Wellman, 83-118. Boulder: Westview.

Wellman, Barry and Stephanie Potter (1999). The Elements of Personal Communities. In Networks in the Global Village: Life in Contemporary Communities, ed. Barry Wellman, 49-81. Boulder: Westview.

Wilson, William Julius (1987). The Truly Disadvantaged: The Inner City, the Underclass, and Public Policy. Chicago: University of Chicago Press.

Wilson, W. J. (1996). When Work Disappears: The World of the New Urban Poor. New York: Knopf.

Zhou, Min. (2000). How Community Matters for the After-School Life of Immigrant Children: Structural Constraints and Resources in Inner-City Neighborhoods. Presentation at the Institute on Race and Social Division at Boston University. December 6.



[1] Enviar correspondencia a: silviadominguez@concast.net. Traduccin de Isidro Maya Jariego (Universidad de Sevilla).

[2] Bourdieu defini el capital social como el agregado de recursos actuales o potenciales que se vincula a la posesin de una red permanente de relaciones ms o menos institucionalizadas de conocimiento o reconocimiento mutuo (Bourdieu, 1985, pg. 248).

[3] Mientras que la solidaridad limitada se asienta en los sentimientos de solidaridad basados en la confrontacin externa de un grupo social, la confianza obligada se basa en la capacidad de sancin interna de la comunidad (Portes & Sensebrenner, 1993). [Los trminos en ingls son, respectivamente, bounded solidarity y enforceable trust, N. del T.]

[4] Mientras que el 7.5% de los euro-americanos viven en la pobreza, el porcentaje aumenta hasta el 22.1% entre los afro-americanos y el 21.2% para los latinoamericanos (Dalaker 2000). Al mismo tiempo, en torno al 34% de las familias afro-americanas y latinoamericanas que tienen a una mujer como cabeza de familia viven en la pobreza, en comparacin con slo el 16.9% de las euro-americanas (Dalaker 2000).

[5] En este artculo los inmigrantes de segunda generacin son aquellos que han nacido en Estados Unidos, con padres nacieron fuera, o que nacieron fuera y llegaron a Estados Unidos siendo nios.

[6] Para ms discusin sobre el papel de los lazos dbiles en la movilidad socioeconmica, vase Granovetter (1973, 1982).

[7] En espaol en el original [N. del T.].

[8] Se conoce como gentrificacin los cambios que estn experimentando los cascos antiguos de ciudades europeas y norteamericanas, donde estn confluyendo dinmicas poblaciones contradictorias: por un lado, se instalan inmigrantes en viviendas en malas condiciones; pero, simultneamente, individuos de clases acomodadas se establecen en la zona cntrica despus de hacer importantes reformas en las viviendas. [N. del T.]

[9] En espaol en el original [N. del T.].

[10] Como dijimos en otro lugar, Marcela se mud para cumplir su objetivo de volver a la escuela a aprender ingls, y para trabajar en un nuevo puesto en un barrio activo y floreciente.

[11] La informacin sobre los vnculos de las encuestadas se refiere en todos los casos a familiares y amigos con los que la encuestada tiene relaciones desde hace mucho tiempo.

[12] Tanto el Smith College como Radcliff son instituciones universitarias de prestigio, ubicadas en el rea de influencia de Boston [N. del T.].

[13] Las instituciones universitarias comunitarias son consideradas por lo general de menos prestigio en los Estados Unidos [N. del T.].

[14] Los hijos de inmigrantes tienden a incorporar elementos de la cultura americana ms rpidamente, y de modo diferente a sus padres. Esto da lugar a retos peculiares en las relaciones padres-hijos en las familias inmigradas, que dan lugar con frecuencia al distanciamiento emocional, y a un menor de influencia entre generaciones.

[15] Este trmino, de difcil traduccin al castellano, hace un juego de palabras entre los trminos kin, familia, y scription, derivado de guin. Como se desarrolla en el texto, es el proceso por el que se le asigna un trabajo familiar a los miembros de la familia, basndose en un supuesto difuso de reciprocidad. [N. del T.]

[16] En espaol en el original [N. del T.].

[17] Se trata de una institucin universitaria ubicada en un rea pobre donde residen mayoritariamente latinos y negros [N. del T.]

[18] Las prestaciones sociales requieren de una continua re-certificacin, lo que suele mantener muy ocupadas a las madres que dependen de ellas. El carcter arbitrario e incierto del sistema de bienestar social alimenta un estilo de agencia centrado en las crisis en aquellas mujeres menos organizadas o menos estructuradas, como Paula, con lo cual se produce un proceso de retroalimentacin.

 

Copyright (c) 2004 Silvia Domínguez